Una inteligencia artificial pintó cuerpos desnudos y dejó terroríficas imágenes

Una inteligencia artificial pintó cuerpos desnudos y dejó terroríficas imágenes

Digno de The Walking Dead.

Las definiciones de arte son amplias, aunque históricamente se ha asociado a la actividad humana. Un investigador quiso jugar con el concepto y alimentó de datos a una inteligencia artificial para que crease sus propios cuadros.

Se trata de Robbie Barrat, un experto que decidió ver qué pasaría si alimentaba una red generativa antagónica o generative adversarial network (GAN) con una serie de retratos desnudos. El experimento consistió en proporcionar la información y luego dejar que la máquina crease sus propias producciones. Esto fue lo que resultó:

Las “redes generativas antagónicas” se utilizan en el aprendizaje no supervisado e involucran la “redes neuronales” para funcionar. Según lo mencionado por Barrat, son dos: una denominada "generador" y otra "discriminador". Así lo rescata CNET:

El generador intenta crear pinturas que engañan al discriminador, y el discriminador intenta aprender a distinguir la diferencia entre las pinturas reales del conjunto de datos y las pinturas falsas que el generador alimenta (…) Ambos se mejoran cada vez más en sus trabajos a lo largo del tiempo, por lo que cuanto más tiempo se entrene GAN, más realistas serán los resultados.

Sin embargo, tal como agrega Barrat, existen procesos donde estos algoritmos pueden encontrar problemas, "engañarse a sí mismos",  y entregar resultados erróneos; el surrealista ejemplo parece ir en esa linea. "Me pregunto si así es como las máquinas nos ven", concluye Barrat en su post.