Hayward, la peligrosa falla de San Francisco que podría desatar un terremoto cuando menos se espere

Hayward, la peligrosa falla de San Francisco que podría desatar un terremoto cuando menos se espere

El Servicio Geológico de Estados Unidos publicó un nuevo informe en el que evalúa cuál sería el daño potencial de un sismo generado en la falla Hayward.

En los últimos días fue publicada una investigación del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en ingles), que señala que la falla de Hayward, ubicada en la zona de la Bahía de San Francisco, California, podría representar un peligro mucho más grande que el que generaría un terremoto producido por la falla de San Andrés. De acuerdo al USGS, Hayward "es una de las fallas más activas y peligrosas porque recorre una región densamente urbanizada e interconectada".

Lo más impactante de la investigación es que asegura que "la amenaza de un terremoto de magnitud 7 es real y puede producirse en cualquier momento". El temor se produce además porque en 1868 un devastador terremoto originado por dicha falla destruyó la ciudad de San Francisco (California), y dicho desastre natural fue generado por la falla de Hayward, que ha sido catalogada como una bomba de tiempo tectónica por los geólogos estadounidenses.

La investigación determinó además que los 12 mayores terremotos de la falla ocurrieron con un intervalo de 150 años, con un margen de variación de aproximadamente 60 años. Justamente el último terremoto en la falla de Hayward tuvo una magnitud de 6,8 y ocurrió hace 150 años, lo que ha activado las alarmas.

Oakland, el epicentro del próximo sismo

 

Hayward

El estudio de la USGS indica además que el epicentro del próximo terremoto estaría debajo de la ciudad de Oakland, y que ante un eventual terremoto de magnitud 7 unas 800 personas morirían y otras 18.000 resultarían heridas. Además, este desastre natural pondría en riesgo unos 2 millones de edificios, unas 2.500 personas podrían requerir ser rescatadas de los escombros de edificios colapsados y unas 22.000 quedarían atrapadas en ascensores.

Así que, como lo plantean los geólogos de la USGS, esta falla es una bomba de tiempo que en cualquier momento podría estallar, lo que significa que una gran parte de la región de California está en constante riesgo.