Estudio concluye que tener genitales grandes puede causar un desastre evolutivo

Estudio concluye que tener genitales grandes puede causar un desastre evolutivo

Un estudio del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian, descubrió que los genitales súper desarrollados acortan la vida.

El tamaño de los genitales siempre ha rozado entre el tabú, la burla y un arma de virilidad en el caso de los hombres. Lo cierto es que un estudio muy serio de un grupo de científicos del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian, descubrió algo impactante.

Esta investigación muestra que el tamaño y la forma de, al menos, los genitales de una especie han descrito un desastre para la longevidad. El análisis de los fósiles de ostrácodos, diminutos crustáceos similares al camarón que aún existen hoy en día, indicó que las personas con órganos sexuales más grandes y alargados tenían "tasas de extinción estimadas diez veces más altas que las de la misma especie con la menor inversión ".

¿A qué se refiere la "inversión" en los genitales y cómo impacta esto en la evolución?

Cuando se habla de inversión para los órganos reproductivos se trata de : "la cantidad de energía que invierte cualquier especie en el crecimiento de los órganos sexuales más grandes. La idea en este trabajo es que la energía que los antepasados ​​más antiguos de los ostrácodos gastaban en tener grandes órganos sexuales los dejaba incapaces de desarrollar rasgos que los hubieran dejado mejor equipados para la supervivencia, aunque con miembros más pequeños".

El coautor y paleobiólogo del estudio, Gene Hunt, comentó que, "Mostramos que cuando los machos son más grandes y alargados que las hembras, esas especies tienden a no durar tanto tiempo en el registro fósil. Tienen un mayor riesgo de extinción".

Ostracodos

Hunt y su equipo estudiaron 6.000 especímenes de ostrácodos, algunos de los cuales formaban parte de las colecciones almacenadas en el Smithsonian's National Museum of Natural History, la University of Southern Mississippi y la Louisiana State University. Al evaluar las formas y tamaños de los especímenes, tomaron nota de la capa geológica en la que fueron recolectados. Esta colección de especímenes incluyó 93 especies de ostrácodos que vivieron entre 85 y 65 millones de años atrás.