Investigadores de la UNAM descubren cómo agilizar el Metro de la Ciudad de México

Investigadores de la UNAM descubren cómo agilizar el Metro de la Ciudad de México

El Metro de la Ciudad de México es un paisaje colorido, sin duda. Pero el servicio podría mejorar, según investigadores de la UNAM.

El Metro de la Ciudad de México; ese gran hoyo negro incomunicado con la sociedad (aunque ya comienza a tener Internet). Casi todos los capitalinos tenemos una relación de amor y odio con él. Por un lado, recorres enormes tramos dentro de la ciudad por una cantidad mínima de dinero; pero por el otro, en ocasiones, el servicio deja mucho que desear.

Por suerte, Carlos Gershenson, Gustavo Carreón y Luis Pineda, investigadores de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México); han publicado en Journals.plos un sencillo método que podría ahorrarte entre 15 y 20% de tiempo al abordar.

Así podría mejorar el Metro

Esto es lo que dice la publicación en Journals.plos:

En teoría, en estos momentos, este transporte anaranjado ya funciona con un intervalo de tiempo. Este se define gracias a factores como el tiempo de espera máximo y mínimo de los usuarios. Gracias a esto, los intervalos de tiempo de espera son regulares.

Sin embargo, en caso de algún problema o eventualidad; todo se puede salir de control fácilmente, provocando no sólo un sistema inestable, sino provocando estampidas dentro de las estaciones. Si vives en la Ciudad de México, seguramente sabes perfecto de lo que hablo.

Así funciona actualmente el Metro. Pero los investigadores proponen que las cosas cambien: sí se puede mejorar.

Con ayuda de simulaciones a computadora, corrigieron el modelo de funcionamiento actual. Uno de los cambios indican que los trenes deberían poder autoregular el tiempo que permanecen en la estación; además de su velocidad. Esto con ayuda de información local: entrada de pasajeros y ubicación de trenes adelante y atrás de este.

Este mecanismo de autoregulación ayudaría a que los trenes se adapten a cualquier tipo de cambio conforme suceda. Actualmente; el Metro funciona con los mismos datos de referencia en todas sus líneas, aunque estas no sean iguales ni tengan la misma cantidad de gente.

La nueva técnica no significa que los operadores del Metro ya no necesiten seguir órdenes e indicaciones exactas. Más bien, propone que además de esto, se tomen en cuenta más factores.

Usando este nuevo método; tu tiempo de espera por un tren se reduciría entre un 15 y un 20% y quizá dejarías de sufrir siendo arrollado por una ola de gente todas las mañanas.