Salida a la bolsa de Spotify muestra que no es buen negocio

Salida a la bolsa de Spotify muestra que no es buen negocio

Spotify lanza su Oferta Pública de Venta para ingresar sus acciones a la bolsa de valores. Pero sus cifras revelan que sería una inversión riesgosa.

En su ambición por capitalizar aún más sus negocios parece que Spotify ha quedado expuesta como una inversión muy riesgosa. Todo gracias a su Oferta Pública de Venta (OPV o IPO por sus siglas en inglés).

La compañía, siguiendo el protocolo tradicional, antes de ingresar a la bolsa de valores, con acciones bajo el nombre de SPOT, hizo su OPV, en donde manifestó sus motivos para ingresar al mercado bursátil y reveló sus cifras generales de ganancias.

Que a primera vista parecen normales. pero en realidad son alarmantes:

Visualizamos una plataforma cultural donde los creadores profesionales pueden liberarse de las limitaciones de su medio y donde todos pueden disfrutar de una experiencia artística inmersiva que nos permita empatizar con los demás y sentirnos parte de un todo mayor.

Pero para lograr esta visión, los creadores profesionales deben poder ganarse la vida haciendo lo que aman, donde la monetización es el núcleo de una proposición creativa y no una idea de último momento. Nos preocupamos profundamente por nuestros creadores y nuestros usuarios, y creemos que Spotify es benéfico para ambos.

Esa es la parte romántica del documento de venta, pero cuando habla de los ingresos generados por su plataforma es cuando vienen los elementos delicados si alguien pensara invertir en la compañía.

Como bien señala el análisis de USA Today, hay una situación de desbalance entre los ingresos generados por los suscriptores premium y el dinero que se logra mediante los usuarios gratuitos.

Spotify tiene 71 millones de suscriptores de pago. Una cifra que necesariamente palidece ante la revelación de que la plataforma cuenta con 159 millones de usuarios activos mensuales.

El balance de dinero

Es un hecho inequívoco: la cantidad de usuarios gratuitos es mayor a la de los que pagan. El detalle viene más adelante es esa misma Oferta Pública de Venta cuando hablan de sus fuentes de ingresos.

El 90% del dinero que entra a Spotify viene de sus suscriptores Premium, que son minoría. Sólo en 2017, Spotify obtuvo USD $4.500 millones en ingresos de sus usuarios de pago. Mientras que los gratuitos sólo generaron USD $511 millones por la publicidad mostrada.

A esa distribución basta restarle las pérdidas, que en 2017 ascendieron a USD $1.500 millones. Así como el dinero pagado por regalías, cifra que ronda los USD $9.800 millones hasta 2017.

Eso explicaría perfectamente por qué Spotify está buscando lanzar su propia línea de hardware. Pero adquirir acciones de la compañía no suena como un negocio tan seguro en este momento.