Así sobrevivió la humanidad a un apocalípsis volcánico hace 74.000 años

Así sobrevivió la humanidad a un apocalípsis volcánico hace 74.000 años

Los primeros humanos modernos sobrevivieron a una gran catástrofe volcánica en Toba Indonesia tal como describe un estudio de Nature.

La lucha del hombre contra la naturaleza es una cosa que viene de tiempos inmemoriales, así al menos se relata en un estudio hecho por la revista Nature, dónde quedó en evidencia que hace 74.000 años atrás, un grupo de humanos sobrevivió a una gran catástrofe volcánica que se produjo en la localidad de Toba en Indonesia.

Se estima que la gran erupción de este volcán asiático y la cantidad de lava y cenizas expulsadas en el aire, haya  provocado que aproximadamente  que enormes cantidades de aerosoles inyectados en la atmósfera habrían disminuido contundentemente la luz solar a niveles entre el 25% y 90%, provocando muerte de plantas, incendios forestales y como consecuencia la muerte de millones de mamíferos.

¿Cómo el hombre logró sobrevivir a esta gran catástrofe volcánica?

Lo cierto es que el extremo cambio de clima en Indonesia y gran parte de África del Este producto de la erupción del Toba, hizo que grandes poblaciones humanas murieran de hambruna, sobre todo los más viejos y jóvenes, provocando además grandes rupturas sociales por esta crisis.

Los que sobrevivieron debieron encontrar refugio en cavernas y alimentarse de recursos costeros como los mariscos, altamente nutritivos y menos susceptibles a la erupción que las plantas y animales tierra adentro.

El grupo de científicos encontró dos sitios arqueológicos con gran cantidad de sedimentos de la erupción de 74.000 años atrás y con eso el equipo del laboratorio Malcolm H. Wiener de Ciencia Arqueológica de la Facultad de Estudios Clásicos (Grecia) determinaron que  el hallazgo de estos fragmentos en dos sitios arqueológicos en la costa de Sudáfrica, siguiéndolas a través de las huellas químicas, permitió documentar la continua ocupación humana durante el evento volcánico.

Revisa acá el estudio de Nature.