Google anuncia Bristlecone, su nuevo procesador cuántico

Google anuncia Bristlecone, su nuevo procesador cuántico

Google da un paso en la carrera por la supremacía cuántica al anunciar Bristlecone, un poderoso chip de 72 qubits y bajo porcentaje de error.

La supremacía cuántica es algo que los gigantes de la industria como Google, IBM o Intel, buscan desesperadamente. Google ha dado un paso importante en esta carrera al anunciar su procesador Bristlecone, con el que planea construir una computadora cuántica que sirva para resolver problemas del mundo real.

Bristlecone es un chip que cuenta con 72 qubits (versiones de computación cuántica de los bits que conocemos) y que colocaría a Google en la punta de la carrera. El chip cuenta con un margen de error de 0,1% para bits cuánticos individuales y de 0,6% para puertas lógicas de dos qubits.

De acuerdo con Google, el propósito de Bristlecone es proporcionar un banco de pruebas para investigar las tasas de error del sistema y la escabilidad de la tecnología de qubits, así como aplicaciones en simulación cuántica, optimización y aprendizaje automático (machine learning).

Bristlecone cuenta con bajo porcentaje de error

Google presentó su chip durante la conferencia anual de la Sociedad Estadounidense de Física y dijo que este dispositivo utiliza el mismo principio de diseño de su tecnología anterior, ya que demostró bajas tasas de error.

Uno de los problemas a resolver de estos chips es la tasa de error ya que los qubits son muy inestables. Para Bristlecone, Google se basó en la tecnología anterior de matriz lineal de 9 qubits 1, 2. El gigante utilizó el mismo esquema de acoplamiento, control y lectura escalándolo a una matriz cuadrada de 72 qubits.

De acuerdo con Google:

Elegimos un dispositivo de este tamaño para poder demostrar la supremacía cuántica en el futuro, investigar la corrección de errores de primer y segundo orden utilizando el código de superficie y facilitar el desarrollo del algoritmo cuántico en el hardware real.

Google dice que antes de investigar aplicaciones específicas, es importante cuantificar las capacidades de un procesador cuántico. Si el margen de error es lo suficientemente bajo, un procesador cuántico podría superar a una supercomputadora convencional a la hora de resolver un problema.

El número de qubits no es todo. Si bien Google ha llegado a los 72 — superando a los 50 qubits de la máquina de IBM — la empresa dice que la supremacía cuántica se puede demostrar cómodamente con 49 qubits sumados a una profundidad de circuito superior a 40 y un error de dos qubits menor al 0,5%.

Este objetivo es algo que todavía no se logra.