Acusan a Disney de plagiar los posters de Solo: A Star Wars Story

Acusan a Disney de plagiar los posters de Solo: A Star Wars Story

La empresa “se inspiró” en el trabajo de un ilustrador francés, quien demanda que le den crédito y le paguen.

Disney está en medio de una nueva polémica, y en esta ocasión tiene que ver con su nueva película Solo: A Star Wars Story. Resulta que los posters promocionales de la nueva película son casi idénticos a unas portadas de discos que datan del 2015.

Hachim Bahous, un ilustrador francés, acusó a Disney de plagiar su trabajo y no solo pide que se le acredite, sino que también le paguen por “inspirarse” en las portadas que diseñó para Sony Music France/Legacy Recording France.

En su página de Facebook, Bahous publicó la siguiente entrada el viernes pasado.

https://www.facebook.com/busyish/posts/10156213871401880

El texto dice:

A la izquierda están los carteles oficiales de la próximaStar Wars (Disney), a la derecha las compilaciones que creé en 2015 para Sony Music France / Legacy Recordings France siguiendo el brief del director de proyecto Romain ‘Rpiz’ Pizon.

Me siento halagado de que la calidad de mi trabajo sea reconocida, pero aún así es plagio, no me pidieron permiso, quiero que me acrediten y paguen por este trabajo que he hecho para Sony!

¿Inspiración o plagio?

Este tema siempre genera polémica, sin embargo esta situación en particular no se trata de una simple inspiración. Al comparar ambos trabajos es claro que el diseñador que contrató Disney para realizar los posters de Solo tomó prestado el concepto de Bahous y ni siquiera hizo el intento por ocultarlo (hasta el fondo es el mismo).

Disney no se ha manifestado respecto a este tema, aunque ya podemos imaginar al equipo de relaciones públicas tratando de apagar el incendio luego que este tema se volviera viral durante el fin de semana.

Tal como comenta Adam  Levermore, diseñador de Amazon que publicó en Twitter la situación, es posible que Disney y Sony hayan llegado a un acuerdo y no existe responsabilidad de notificar a Bahous respecto a este acuerdo.

Eso en el supuesto caso de que a Disney le hubiese gustado tanto el diseño de las portadas que decidió pagar por una reedición o los derechos del mismo. Suena extraño si pensamos que Disney tiene suficiente potencial (y dinero) como para diseñar nuevos afiches.