Compañía quiere “archivar la mente” y piensan demostrarlo

Compañía quiere “archivar la mente” y piensan demostrarlo

“Si el cerebro está muerto, es como si tu computadora estuviera apagada, pero eso no significa que la información no esté ahí", dice un neurocientífico que apoya el proyecto.

Aunque no está claro qué estructuras cerebrales y detalles moleculares se necesitan para preservar un recuerdo o una personalidad en el tiempo, una firma llamada “Nectome” se está tomando realmente en serio este desafió. Anunciaron que tienen una técnica revolucionaria y buscan presentarla para encontrar apoyo.

El lema de Nectome era "Archivamos tu mente" aunque con el tiempo lo cambiaron a "Comprometidos con el objetivo de archivar tu mente". En cualquier caso, el eslogan es potente. Así se perfilan en su sitio web:

Nuestra misión es preservar el cerebro lo suficientemente bien como para mantener intactos todos sus recuerdos: desde ese gran capítulo de su libro favorito hasta la sensación de aire frío del invierno, hornear un pastel de manzana o cenar con sus amigos y familiares. Creemos que dentro del siglo actual será posible digitalizar esta información y utilizarla para recrear su conciencia.

La ciencia ficción se torna cada vez más difusa con las promesas de la ciencia moderna, y aunque el negocio del almacenamiento cerebral no es nuevo, Nectome podría tener un rol protagónico en unos años. La próxima semana harán un “día de demostración”, donde Robert McIntyre cofundador de Nectome, describirá su tecnología para preservar cerebros usando un proceso de preservación de alta tecnología. "¿Y si te dijéramos que podemos respaldar tu mente?", anuncian.

Si bien hay otras entidades, como Alcor Life Extension Foundation, que tiene cuerpos y cabezas en nitrógeno líquido, la firma promete un método mucho más efectivo para conservar el cerebro. Para que el procedimiento de Nectome funcione, es esencial que el cerebro esté fresco.

La compañía dice que su plan es conectar a las personas con enfermedades terminales a una máquina que opera como un corazón-pulmón, con el fin de bombear su mezcla de productos químicos de “embalsamiento científico” mientras el cuerpo aún está con vida. Robert McIntyre le ha dicho a un portal MIT Technology Review que el asunto va en serio:

Hay mucho debate filosófico, pero para mí una simulación es lo suficientemente cercana como para que valga la pena. Incluso hay un aspecto humanitario mucho más amplio en todo esto. En este momento, cuando una generación de personas muere, perdemos parte de importante de su sabiduría colectiva. Se pueden transmitir conocimientos a las próximas generaciones, pero es más difícil transmitir sabiduría, una cuestión que es aprendida. A veces, tus hijos tienen que aprender de los mismos errores.

Para Ken Hayworth, neurocientífico presidente de Brain Preservation Foundation, organización que reconoció el trabajo de McIntyre y Fahy con un importante premio por preservar el cerebro de un cerdo, "si el cerebro está muerto, es como si tu computadora estuviera apagada, pero eso no significa que la información no esté allí", dijo al portal del MIT.

En todo caso, buscan que el proceso no sea doloroso y la persona podría estar anestesiada en su viaje sin retorno. La compañía ya lleva cerca de USD$ 1 millón en recaudación de fondos y aunque probablemente el servicio no estará a la venta en un buen tiempo, ya tienen una lista de espera con 25 personas dispuestas a entregar su último respiro para el proyecto.