Por ser adicto a los videojuegos su novia intenta matarlo con una katana

Por ser adicto a los videojuegos su novia intenta matarlo con una katana

Mucho juego y poco sexo provocaron la ira de esta mujer.

Los videojuegos tienen cosas buenas y malas. Por un lado nos mantienen entretenidos luego de un largo día de trabajo. Por otro, el jugar tantas horas y no prestar atención a nuestra pareja puede provocar un intento de asesinato como el que le ocurrió a este joven estadounidense.

De acuerdo con un reporte de BuzzFeed, Alex Lovell esquivó la muerte luego que su novia intentara asesinarlo con una katana. La víctima pasaba hasta 13 horas al día jugando PUBG — uno de los videojuegos más populares que existe — lo que provocó que sus ganas de tener sexo con su novia se esfumaran.

Lovell dice que "terminaba exhausto" y que PUBG "mató su libido". Su novia no creyó esto y pensó que la estaba engañando con otra mujer. Luego de ver rastros de cabello rojo en la cama y descubrir que Lovell tenía instalado Tinder en su teléfono, procedió a comprar una katana para asesinarlo.

La atacante, Emily Javier, también compró un par de cuchillos y escondió el teléfono de su víctima para que no pudiera pedir ayuda. El problema es que Javier falló en su intento de asesinato ya que no contaba con las habilidades de Lovell.

Jugar videojuegos le salvó la vida

De acuerdo con Alex Lovell, el regimen de entrenamiento al que se sometió para ser un experto en PUBG fue lo que terminó salvándole la vida.

Ejercicios de manos, hombros y movimientos especiales que practicaba todos los días fueron clave para sobrevivir. No solo los videojuegos salvaron a Lovell, sino también el ver muchas películas de artes marciales.

"Me he preparado toda mi vida para algo como esto" dijo la víctima al diario Oregon Live.

La cruel atacante tuvo un momento de duda luego de ver el dolor en el rostro de su pareja. "Me estás matando… tienes que llamar a la policía o moriré" y eso fue suficiente para que Emily Javier marcara al 911.

De acuerdo con los doctores, Lovell casi pierde tres dedos y tiene heridas profundas en todo el cuerpo, principalmente en los pies y piernas.

Al parecer esos días de entrenamiento para ser el mejor en PUBG quedaron atrás ya que Lovell tendrá que someterse a terapia para poder volver a usar sus manos.

Respecto a su novia, esta fue acusada de intento de asesinato y espera juicio para inicios de mayo. Lovell no le guarda rencor ya que dice "le salvó la vida" y eso debe valer de algo en el juicio que está por enfrentar.