NASA gasta millonada en plataforma de lanzamiento que usará una sola vez

NASA gasta millonada en plataforma de lanzamiento que usará una sola vez

Un triste ejemplo de mala administración y cálculo de presupuesto.

La NASA no se está ayudando a volver menos complicada su lucha por obtener más presupuesto. Ya que acaba de revelarse una terrible crisis financiera al interior de la Agencia Espacial. Todo por causa de una plataforma de lanzamiento que les costaría casi mil millones de dólares.

El escándalo fue liberado gracias a un incendiario artículo publicado en NASASpaceflight.com, donde revelan el flujo de gastos que ha sufrido la institución con la construcción y acondicionamiento de la plataforma de lanzamiento para su cohete Space Launch System (SLS).

El problema es que esta torre, aún sin estar preparada, está comenzando a doblarse e inclinarse. De modo que, incluso si la terminasen lo más probable es que sólo de use para ese lanzamiento y no más.

Crónica de un caos

La historia del desastre va más o menos así:

Con sus más de 108 metros de altura, la construcción de la estructura original comenzó hace nueve años; cuando la NASA necesitaba una plataforma de lanzamiento móvil para un cohete diferente: el Ares I.

Según las declaraciones de Paul Martin, un inspector general de la NASA; la agencia en aquel entonces gastó USD $234 millones para armar esa torre.

Pero luego los proyectos de los cohetes Ares I y V fueron cancelados por el gobierno, debido a una serie de retrasos y el incremento de costos en el año 2010.

Luego, en 2011, cuando el Congreso ordenó la construcción del SLS, la NASA evaluó cómo construiría la plataforma de lanzamiento.

Se estimó que remodelar esa plataforma sin uso costaría USD $54 millones, mientras que construir una totalmente nueva subiría los gastos a USD $122 millones.

Optaron por la alternativa más barata. Pero estaban equivocados. Ya que del 2012 al 2015 se gastaron USD $281,8 millones en reacondicionar la plataforma.

Con otros USD $396,2 millones aún pendientes por gastar de aquí al 2020, cuando se lance el cohete SLS. De modo que al final el chiste habrá costado cerca de USD $912 millones.

Encima de todo, el constante cambio en la estructura, cuya composición se modifica conforme avanza y se adapta el proyecto, ha vuelto relativamente endeble la solidez de la torre.

A dos años para que sea estrenada esta plataforma ya se está doblando. Así que los especialistas mencionados en el investigación consideran muy posible que la torre solo se utilizaría una vez y ya.

Es un triste ejemplo de un desastre financiero. En el momento que la NASA menos lo necesita.