Mujer arrestada por dar cloro a hija dice que leyó todo en Facebook

Mujer arrestada por dar cloro a hija dice que leyó todo en Facebook

¿No se supone que Mark Zuckerberg iba a limpiar Facebook? La MMS (Solución Mineral Milagrosa) comienza a cobrar víctimas.

Todos recordamos ese momento a principios de año cuando Mark Zuckerbeg anunció que se encargaría personalmente de convertir a Facebook en un lugar más seguro. Pero al parecer eso no está sucediendo, y el caso de la MMS lo pone en evidencia.

Se trata de algo complejo y añejo, donde la popularidad viral de la Miracle Mineral Solution, también conocida como Master Mineral Solution, o Solución Mineral Milagrosa (MMS) ha puesto en peligro la vida de varios inocentes.

Ya que se trata de una sustancia “medicinal” promocionada como un tónico para curar cualquier enfermedad, desde Hepatitis, hasta SIDA. Mediante la ingesta de un cóctel, que se compone básicamente de ácido clorhídrico.

En otras palabras, es veneno. Sin embargo, incluso se ha promovido en América Latina como una cura milagrosa.

Un grupo de Facebook casi mata a alguien

Pero los riesgos de esta sustancia alcanzaron un nuevo punto de peligro este 10 de febrero de 2018, cuando una mujer de Indianapolis, EE.UU. leyó en un Grupo de Facebook la receta para preparar la MMS. Junto con una lisa de todos sus supuestos beneficios.

El grupo en la red social promocionaba la Solución Mineral Milagrosa como una para el VIH, la hepatitis, la gripe AH1N1, el acné, el cáncer y hasta el Autismo. Condición que padecía su hija menor.

Así que la madre tomó nota de la receta, preparó su versión casera de la MMS, y se la comenzó a dar a su hija; envenenándola al punto de casi matarla.

La niña, por fortuna, fue retirada del cuidado de su madre; tras sobrevivir a la intoxicación por el consumo continuo de ácido clorhídrico.

El problema de la MMS tiene casi una década circulando. Pero la existencia de este tipo de contenidos y su difusión libre en Facebook deja en evidencia que Zuckerberg y compañía aún tienen muchas cosas por corregir.

El punto delicado es que son los propios usuarios quienes comprometen la confiabilidad del sitio.