Resuelto el misterio de la momia que grita

Resuelto el misterio de la momia que grita

Una prueba de ADN parece haber resuelto la identidad de esa misteriosa momia con una expresión de angustia. Los motivos para morir con ese rostro son buenos.

Los más recientes avances en la aplicación de pruebas genéticas están ayudando a resolver muchos misterios ancestrales. Primero se aclaró la historia detrás de esa gran epidemia en México y ahora se ha esclarecido el enigma de La Momia que Grita.

E tiene varias identidades. Se le conoce igual como Unknown Man E o La Momia que Grita. Con sus más de tres mil años de antigüedad su verdadero origen había sido una total incógnita. Igual que el motivo por el que tenía esa expresión de dolor en sus últimos momentos. Pero ahora al parecer se ha resuelto todo.

Un artículo del Huffington Post revela que el Egiptólogo y ex ministro de antigüedades Zahi Hawass ha conducido una serie de pruebas genéticas para confirmar la teoría principal de que la momia es en realidad el Príncipe Pentaur.

Este hombre, por allá del siglo XII Antes de Cristo; fue condenado a muerte y probablemente ahorcado por su papel en el asesinato de su padre, Ramsés III; y eso explicaría también la expresión de su rostro. Según Hawass en una entrevista viaje para el Al-Ahram Weekly (vía The Sun):

Encontramos esta momia cubierta de piel de oveja. En el antiguo egipcio cubrir el cuerpo con piel de oveja significaba que el fallecido no estaba limpio, y que hizo algo malo en vida.

Ni siquiera estaba momificado, simplemente lo dejaron secar en natrón y luego le echaron un poco de resina en la boca abierta.

Todo en familia

Al parecer en su momento hubo una disputa familiar sobre la forma de procesar el cuerpo de Pentaur. La momia no tenía un marcador de tumba, lo que le negaría un rol en la vida futura.

Sus manos y pies estaban atados, lo que produjo una momificación inusual, que resaltó su expresión facial producto del ahorcamiento. Pero su cuerpo fue enterrado con otros miembros de la familia real.

Por lo que Hawass considera que una parte de la familia quería asegurarse de que el Príncipe traidor no tuviera vida después de la muerte (según las creencias de aquel entonces) y otra parte quería salvarlo.