Nueva investigación entrega luces sobre posible cura para el cáncer

Nueva investigación entrega luces sobre posible cura para el cáncer

Inyectaron agentes inmunoestimulantes sobre tumores sólidos y lograron eliminar el cáncer en ratones.

Una investigación está dando buenas señales sobre una cura eficiente para el cáncer. Científicos lograron eliminar el cáncer de linfoma en ratones y observaron resultados similares en ratones con tumores de mama, colon y melanoma. Ya está todo listo para probar el método con humanos

Los tipos de cáncer pueden ser muchos. A rasgos generales, en todos los tipos “algunas de las células del cuerpo empiezan a dividirse sin detenerse y se diseminan a los tejidos del derredor”. Se trata de un proceso descontrolado, puesto que se forman nuevas células cuando no son necesarias, pudiendo formar tumores.

Los tratamientos hasta hoy varían dependiendo justamente del tipo de cáncer, aunque usualmente los pacientes reciben una combinación de tratamientos, que involucran cirugías con quimioterapia o con radioterapia. Por eso, la investigación de los científicos de a Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford resulta tan relevante.

Los investigadores realizaron una terapia que se basó en inyectar dos agentes inmunoestimulantes sobre los tumores sólidos cancerosos; curiosamente, los ratones con los que se experimentó pudieron eliminar los rasgos de cáncer. Según comentaron, la activación de las células T en los tumores eliminó incluso las metástasis a distancia en los ratones. 87 de 90 fueron curados.

Algunos enfoques de inmunoterapia dependen de la estimulación del sistema inmune en todo el cuerpo; otros se dirigen a puntos de control naturales. Para Ronald Levy, MD, profesor de oncología de Stanford, se trata de un descubrimiento con buenas expectativas:

Todos estos avances en inmunoterapia están cambiando la práctica médica. Nuestro enfoque utiliza una sola aplicación de cantidades muy pequeñas de dos agentes para estimular las células inmunes solo dentro del tumor mismo. En los ratones, vimos efectos sorprendentes en todo el cuerpo, incluida la eliminación de tumores en todo el animal.

Los agentes son dos. El primero, un tramo corto de ADN llamado oligonucleótido CpG, que funciona con otras células inmunes cercanas para amplificar la expresión de un receptor llamado OX40 en la superficie de las células T. En tanto, el otro es un anticuerpo que se une al OX40, y activa las células T para dirigir la carga contra las células cancerosas.

La aplicación de estas sustancias pequeñas podría servir como una terapia efectiva contra el cáncer, pero también rápida y de bajo costo. De momento, la terapia va a ser probada en 15 pacientes con linfoma.