Comer suficientes proteínas podría ayudarte a prevenir el Alzheimer

Comer suficientes proteínas podría ayudarte a prevenir el Alzheimer

Investigadores australianos estudiaron a más de 500 personas y descubrieron que el riesgo se reduce con una correcta ingesta.

No hay duda que la alimentación puede contribuir a controlar la aparición de varias enfermedades. Investigadores australianos de la Facultad de Ciencias Médicas y de la Salud de la Universidad Edith Cowan descubrieron que la ingesta cotidiana de proteínas puede contribuir positivamente a reducir el riesgo de contraer Enfermedad de Alzheimer.

La investigación tuvo como sujetos de estudio a 541 personas, a los cuales se les analizó minuciosamente la dieta para medir los niveles de beta-amiloide (Ab) en su cerebro. La beta-amiloide es el componente principal de las placas seniles, depósitos que se encuentran en el cerebro de los pacientes con Alzheimer.

¿Qué descubrieron? Quienes habían tenido un consumo de alrededor de 118g de proteínas al día, tuvieron 12 veces menos probabilidades de tener niveles de Ab altos en su cerebro. En tanto, aquellos con un consumo menor de 54g, tuvieron mayor posibilidad. En declaraciones recogidas por el portal local, SBS, el Dr. Binosha Fernando dijo:

Si tuvieras una ensalada mixta de frijoles y atún para almorzar, 100 gr de pollo y ensalada para la cena, y te comieras un puñado de cacahuates durante el día, estarías acercándote a la cantidad suficiente de proteínas para reducir las probabilidades de tener una gran carga de Ab en tu cerebro.

Eso sí, los científicos aún están investigando el mecanismo que impulsa la asociación entre la alta ingesta de proteínas y el bajo Ab, aunque es probable que la ingesta adecuada de este macronutriente ayude a controlar la presión arterial, la cual es un factor de riesgo para el Alzheimer y las enfermedades cardiovasculares.

Las proteínas de alto valor biológico se pueden conseguir consumiendo huevos, carnes o mezclando alimentos vegetales para complementar los aminoácidos. La correcta alimentación también debe ir acompañada de ejercicio regular y un estilo de vida saludable.