Twitter es demandado por TWiT, un podcast de tecnología

Twitter es demandado por TWiT, un podcast de tecnología

Los chicos de This Week in Tech están muy enojados con Twitter, por amenazar con producir contenidos audiovisuales originales.

Twitter aún está batallando con las secuelas de su escándalo de espionaje a mensajes privados y ya tiene un nuevo problema en puerta; en la forma de una jugosa demanda legal. Lo curioso es que el agraviado es una compañía productora que tiene casi el mismo nombre.

This Week in Tech, o TWiT, es una empresa dedicada a la producción de podcasts y otros materiales audiovisuales desde el año 2005. Durante ese lapso logró posicionarse como un referente en su sector; pero con el nacimiento de Twitter en 2006 comenzaron las fricciones por las similitudes de nombre.

Según reporta TechCrunchEvan Williams y Leo Laporte, en su papel como cofundadores de sus proyectos, hablaron en su momento y acordaron un tregua. Bajo el entendido de que Twitter era una plataforma de microblogging textual.

Pero fue sólo cuestión de tiempo para que hubiera más problemas.

Twitter y el proyecto de la discordia

Cuando en mayo de 2017 Twitter anunció que tenía planes para producir contenidos audiovisuales originales; para difundir en su red social, el pleito añejo se reactivó y abrió un nuevo capítulo.

Ahora TWiT está demandando legalmente a Twitter, bajo el argumento de que la plataforma prometió en 2009 no expandir su marca con la producción de audio y video, pero el proyecto revelado el año pasado ha violado ese acuerdo, junto con otros:

Twitter continúa su expansión en el negocio de TWiT, violando el acuerdo con los Demandantes; refutando sus declaraciones y promesas hechas. Y violando los derechos de propiedad intelectual de los Demandantes, todo en perjurio contra ellos.

Es lo que señala el documento de la demanda. En donde TWiT busca una orden preliminar y permanente; para que Twitter deje de utilizar su marca para la distribución de contenido de audio y video.

Básicamente los chicos de TWiT no tienen nada en contra de que Twitter haga producciones. Pero que las distribuyan bajo otro nombre.