Conoce las ventajas de trabajar en Nintendo durante su época de oro

Conoce las ventajas de trabajar en Nintendo durante su época de oro

¿Eres de esos que pensaban que trabajando en Nintendo podrían tener juegos gratis? Esto no era verdad ni siquiera en su época dorada.

Si te gustan los videojuegos, quizá alguna vez soñaste con trabajar en tu compañía favorita; y es muy probable que haya sido específicamente en Nintendo. Muchos crecimos con los juegos nipones e imaginando todas las ventajas y juegos gratis que tendrían los empleados. Pero no, de hecho, esto no era ni es así.

Las ventajas de trabajar en Nintendo durante la época del NES

Gracias a Chris Bieniek podemos asomarnos un poco a cómo era ser empleado de Nintendo cuando el Nintendo Entertainment System estaba en todos los aparadores. Por estos tiempos, los empleados compraban (sí, compraban) sus videojuegos a través de una solicitud. La ventaja de trabajar aquí era que no tenías que acercarte a una tienda para adquirirlos.

Pero no es la única. Los empleados solían tener un descuento bastante llamativo. No es lo mismo que gratis, pero es algo que no tenían los simples mortales. Por ejemplo, muchos de los juegos de NES constaban de 40 a 50 dólares en las tiendas; pero los empleados podían comprar títulos como The Legend of Zelda, Metroid o Golf por 14-17 dólares. Con esos descuentos, quién no quisiera trabajar ahí.

Mira las viejas solicitudes de compra para empleados y los precios que se manejaban en ese entonces:

Las cosas han cambiado en Nintendo

Volvamos al futuro. Al día de hoy, los empleados ya no compran sus productos a través de un formulario con fantásticos descuentos. Sin embargo, pueden conseguir algunos descuentos y productos exclusivos para ellos en la Nintendo Redmond Store; que, de hecho, está abierta sólo para trabajadores de la compañía.

Por su parte, los empleados de Japón tienen que comprar sus productos Nintendo como cualquier otra persona: a través de retailers, ya sea en compra directa o preventa.

Hace años parecía más glamourosa la idea de trabajar en Nintendo, aunque ahora tampoco está tan mal. A menos de que pienses hacerlo en Japón.