Sitio del gobierno mexicano mina criptomonedas a escondidas de sus visitantes

Sitio del gobierno mexicano mina criptomonedas a escondidas de sus visitantes

El sitio web de la Secretaría de Educación Pública (SEP) esta minando criptomonedas de Monero con CoinHive y no sería la única página de gobierno.

El gobierno mexicano se ha visto involucrado en varios escándalos que involucran tecnología y seguridad. Pero nunca se había registrado un caso de minería de criptomonedas a expensas de los propios ciudadanos.

Todo reventó durante las últimas horas del 14 de enero de 2018, cuando Luis Carlos Cárdenas, un desarrollador web mexicano, y usuario de Twitter bajo el nombre de @makesurferdescubrió en el código fuente del sitio web oficial de la Secretaría de Educación Pública (SEP) un minador de Monero mediante Coinhive:

Es un hecho ineludible: el apartado del Registro Nacional de Profesionistas de la SEP fue alterado en su código fuente para minar criptomonedas mediante el invasivo script de Coinhive.

De modo que cualquier visitante a ese sitio comenzaría a crear una fracción de la divisa virtual (para quien haya implementado el minador), utilizando los recursos de su propia computadora, tan pronto como ingresa a la página.

Un factor delicado es que el proceso se mantendría activo, corriendo en segundo plano, incluso si se cierra la ventana del navegador con la página de la SEP.

No son los únicos

Según reporta BuzzFeed News este no sería el único caso en el gobierno mexicano que mina criptomonedas a espaldas de sus visitantes por la web.

La Secretaría de Medio Ambiente del Estado de México y la página del gobierno municipal de Chalco también contaría con esta clase de minador.

La conclusión provisional es que la presencia de Coinhive sería producto de una inyección de código. De manera que, en dado escenario, la SEP habría sido víctima de una intrusión grave, igual que las otras instancias.

En el menos sensible de los casos, el código fue insertado intencionalmente, por alguien al interior de las instituciones gubernamentales.

Esto exige una acción inmediata por parte de las autoridades; pero la realidad es que la regulación en esta clase de asuntos es prácticamente nula.