Ruanda ya usa drones para recibir sangre en hospitales

Zipline es un servicio de drones aéreos que funciona como un “Uber” para entregar unidades de sangre en zonas aisladas de África.

A la par que ha avanzado la tecnología de transporte con drones los humanos han desarrollado igual nuevos sistemas para llevar paquetes de un lado a otro. Hace unas semanas tuvimos el ejemplo de un par de narcotraficantes improvisados, y ahora llega el caso de Zipline, que traslada algo más delicado aún: sangre humana.

Este peculiar servicio, reportado originalmente por The Guardian, se ha convertido en una alternativa para salvar vidas en las regiones más aisladas de Ruanda, en el continente africano, donde algunos hospitales en situación precaria necesitan a veces con urgencia unidades de sangre para salvar la vida de sus pacientes.

Basta con contactar a la gente de Zipline mediante una llamada telefónica o un simple mensaje por WhatsApp para que revisen disponibilidad en su banco de sangre, empaqueten las unidades requeridas, y manden todo a volar en sus drones.

Zipline es una empresa que inició actividades en Estados Unidos, pero que ha llegado hasta Ruanda gracias a un convenio de cooperación con el Ministerio de Salud de la entidad. Hasta ahora se han entregado más de 5.500 unidades de sangre en 21 hospitales distintos de la región.

Gracias a la capacidad de vuelo de los drones, que pueden viajar hasta a 110 kilómetros por hora, y la ubicación estratégica de sus estaciones de repartición, Zipline puede entregar la sangre solicitada en menos de 30 minutos. Como una pizza.

Al parecer es una gran idea esta alianza con Zipline, pero el gobierno local habría recibido duras críticas, por invertir en esa clase de proyectos, en lugar de mejorar la infraestructura de caminos.