Impuesto a Energía Solar ordenado por Trump costaría 23 mil empleos

Impuesto a Energía Solar ordenado por Trump costaría 23 mil empleos

El Presidente Donald Trump ha exigido un nuevo impuesto para la importación de paneles solares y sistemas similares. Eso afectará la economía del país.

Lo sabíamos desde el día del eclipse: Donald Trump no es un hombre muy brillante, ni parece comprender como funciona el sol. Por ello no extraña que el mandatario haya impulsado la generación de un impuesto especial; para aquellos ciudadanos que intenten montar un sistema de Energía Solar para sus hogares o negocios.

El gravamen del 30% adicional sobre su precio original, será adosado únicamente a las celdas solares que sean importadas para construir estas estructuras energéticas. Pero si consideramos que la gran mayoría de estos componentes son fabricados en Asia; esto se traducirá necesariamente en un incremento de precios para todos.

El asunto incluso sería más delicado, según afirma la Solar Energy Industry Association (SEIA) en un comunicado, ya que una inflación del 30% en todo llevaría a que el sector se frené, costando la eliminación de cerca de 23 mil empleos.

En contraste, la postura de la Administración de Trump es que esta medida impuesta favorecerá al crecimiento interno del sector; al aislar la competencia de la intervención de fabricantes extranjeros.

Unir los puntos

Las reacciones no se han hecho esperar, y Tony Clifford, chief development officer de la firma Standard Solar se ha mostrado consternado por la postura de Trump, que simplemente no parece ser capaz de unir los puntos sobre cómo funciona una industria globalizada:

“Me da vueltas la cabeza con el hecho de pensar que este presidente, cualquier presidente; realmente elegiría dañar uno de los segmentos de más rápido crecimiento de nuestra economía”.

Todo apunta a que no habrá marcha atrás. Según cifras de Engadget, 374.000 personas trabajan actualmente en la Industria de la Energía Solar; pero sólo 38.000 se dedican a las labores de manufactura.

Esta distribución, más el impuesto ordenado, forzaría inevitablemente un incremento en los precios del sector.