El Gamepad de Motorola convierte a tu Moto Z en una competente consola portátil [W Labs]

El Gamepad de Motorola convierte a tu Moto Z en una competente consola portátil [W Labs]

Un gran accesorio con un único pecado.

Desde que estuvimos en la presentación del Moto Z2 Play en Brasil que venimos esperando este Moto Mod, y vaya que se ha hecho esperar.

Pero ¿qué demonios es el Gamepad? Es tan simple que asusta: es un accesorio que se acopla a la espalda de tu Motorola de la línea Z y lo deja convertido en una consola portátil. Así de entretenido.

Inmediatamente te invita a descargar una aplicación catálogo de juegos compatibles, aunque convengamos que si llegaste a querer este Moto Mod es porque sabes exactamente su mejor uso: emuladores.

Sí, porque funciona con casi todos los emuladores de consolas retro, dígase NES, Sega Master System, PSX e incluso Nintendo 64. Por algún motivo con el de SNES anda con mucho retraso, aún no nos explicamos por qué. Es evidente aclarar que solo bajamos emuladores de juegos que ya tenemos físicamente, porque somos gente honorable que no honra la piratería ni el mal uso de los respaldos que dan vuelta por la web (?).

A continuación su complejo método de instalación:

Animated GIF - Find & Share on GIPHY

Uno pensaría que se va a chupar toda la pila del teléfono, pero no, tiene batería propia de 1035 mAh. Motorola clama que dura unas ocho horas. Suficiente, además se carga a través de USB-C, el mismo puerto que usa el teléfono.

Se siente bastante bien construido y sus joystick tienen muy buen agarre, aunque son un poco pequeños para mi gusto. Mismo sensación con los botones AXYB y el pad direccional. Nada que alegar a excepción de los botones traseros, que son algo duros y difíciles de distinguir al tacto, pero quizás me estoy quejando de lleno.

Otra cosa positiva de este Moto Mod es que tiene puerto de audífonos, algo esencial para ir jugando en el transporte público o para cuando no quieres molestar a nadie. Comprenderán que el puerto original del teléfono es inaccesible con el accesorio puesto. Dicho sea de paso, aprovecha de agregar esta comodidad a equipos como el Moto Z original, que no lo tiene.

Un lindo detalle estético, mas no funcional es que al estar jugando se enciende esta suerte de Y roja en la parte trasera, mientras tanto adelante hay dos luces rojas que se prenden con cada input, todo muy gamer, o algo así.

Su gran pecado es ser solamente compatible con la línea Z de Motorola, porque quizás con un adaptador USB-C al fondo y pudiendo ser usado con  otros equipos sería un éxito, además lo de tener conexión directa en vez de Bluetooth da mucha fiabilidad y precisión. Su precio es de CLP $99.990 en su lanzamiento. Si tienes un Moto Z, Moto Z Play o Moto Z2 Play, totalmente recomendado, sino, bueno, no te va a funcionar.