Warner consideró despedir a Zack Snyder a la mitad de Justice League

Warner consideró despedir a Zack Snyder a la mitad de Justice League

por

2046 posts

Ejecutivos de Warner escupen todos los detalles sobre la problemática producción de La Liga de la Justicia.

Justice League ya sucedió. Amada por algunos, odiada por otros y totalmente intrascendente para el resto, la película se ha convertido en el peor estreno en la historia del Universo Cinematográfico Extendido de DC (DCEU).

Los problemas y errores de la película son muchos y obvios, pero resulta que varios ejecutivos involucrados en la producción de la cinta han revelado en exclusiva para The Wrap todos los problemas internos que tuvo filmación y que dieron como resultado ese filme, donde los villanos eran tres:

  • Los ejecutivos de Warner hambrientos por un bono
  • La potencial fusión con AT&T
  • Y el tiempo

Según marca el extenso y jugoso reportaje, Justice League terminó convertida en un “Frankenstein”, por esa suma de factores y la evolución de varios hechos.

Donde Zack Snyder y su esposa obtuvieron total libertad creativa para fundar una nueva trilogía de Superman, bajo la misma dinámica que Christopher Nolan y su mujer Emma Thomas desarrollaron su triada de cintas de Batman.

Sin embargo, a mitad del camino se cruzó el éxito de Marvel con Avengers y las críticas al abordaje que tuvo Snyder con Man of Steel.

La inquietud con Snyder y la producción a contrarreloj

Este factor hizo que la secuela de esa película se convirtiera en Batman v Superman: Dawn of Justice, aunque Snyder siguió con total libertad creativa y los resultados en taquilla no resultaron tan aplastantes como el estudio esperaba. Pero para entonces Justice League ya había iniciado filmaciones.

Esta presión hizo que varios ejecutivos al interior de Warner comenzaran a pedir el despido de Snyder, así como cambiar el tono de la cinta por uno más ligero y menos oscuro. A la mitad de ello Wonder Woman se convirtió en un éxito de taquilla y se justificó la petición.

Snyder siguió en su puesto, pero se contrató a Joss Whedon como guionista auxiliar para pulir y agregar algunas escenas que le dieran más agilidad y simpatía a la película.

Las propuestas de Whedon, según afirma un ejecutivo anónimo de Warner, fueron aceptadas con entusiasmo por el estudio, marcando cada vez una mayor distancia entre ellos y Snyder, quien abandonó su puesto por la tragedia familiar con su hija, que sucedió en la etapa de post-producción.

Esto dejó a Whedon como director para completar la cinta, pero en orden de lograr el producto deseado, con mayor libertad creativa, y la autorización del estudio, bajo el objetivo de lograr la película más taquillera posible, tuvo que regrabar múltiples escenas, sin modificar la fecha de estreno.

Así que técnicamente, la versión de Justice League que se vio en las salas de cine no estaba acabada, y se nota en detalles como el CGI.

AT&T y los bonos


Lo curioso es que los factores de tal vez mayor peso no tuvieron nada qué ver con la propia película, sino con un pleito entre ejecutivos, que deseaban conseguir un bono jugoso con la potencial adquisición con AT&T, impulsado por los ingresos de taquilla que lograría Justice League:

En octubre de 2016, Warner Bros. anunció sus planes para fusionarse con AT & T, y las compañías comenzaron a evaluar los activos y pasivos de los demás. Mover la fecha de estreno de una película como Justice League podría haber proyectado debilidad. Pero un éxito de taquilla proyectaría fuerza. Y Warner Bros. esperaba lograr un éxito.

Un ejecutivo afirmó que el CEO de Warner Bros., Kevin Tsujihara y el presidente de Warner Bros. Pictures, Toby Emmerich, querían preservar sus bonos que se les pagaría antes de la fusión, y les preocupaba que si alteraban la fecha de estreno de la película, entonces sus bonos se habrían transferido al año siguiente y era posible que para entonces ya no trabajaran en el estudio por la fusión.

Bajo tal escenario, los informantes señalan que la mejor decisión para Justice League habría sido mover su fecha de estreno, para darle a Whedon el tiempo suficiente para pulir los efectos visuales, el mostacho de Superman, y montar escenas que le dieran más consistencia al producto final.

Al final, el resultado obtenido con Justice League es culpa en buena parte de los propios ejecutivos de Warner, y tanto Snyder como Whedon intentaron sacar a flote el barco.