Volvieron las filas a la Apple Store con el iPhone X ¿pero por qué? [W Opinión]

Volvieron las filas a la Apple Store con el iPhone X ¿pero por qué? [W Opinión]

Los fans de Apple se convirtieron en personajes de Grand Theft Auto.

Sucedió el escenario más temido tras la fatídica preventa. Hoy 3 de noviembre salió a la venta el iPhone X y los puntos de venta se volvieron una auténtica y desquiciada carnicería. Aquí les compartimos algunos de los episodios que nos invitan a la reflexión sobre qué detona esta histeria colectiva.

Entre toda la galería de casos, tal vez lo que más llama la atención es esa historia del camión de repartición que terminó siendo asaltado para quedarse con un botín de 300 iPhone X.

Mientras existen notas alrededor del mundo, donde es posible constatar la euforia de las masas que en muchos casos derivo en pleitos; basta darse una vuelta por los medios británicos y su galería internacional para ver que todo el planeta parecía interesado en comprar un iPhone X.

Comprar un iPhone X exigió en el más ligero y amable de los casos una fila de varias horas. Incluso hubo lugares donde cientos de personas acamparon toda la noche, con tal de garantizar que podrían regresar a casa con el nuevo smartphone.

La BBC incluso se tomó la molestia de hablar con estos fanáticos para descubrir por qué dedicaban tanto esfuerzo y tiempo a comprar un producto tan costoso, y sus respuestas resultan bastante elocuentes sobre la mentalidad de consumo por lealtad que impera con este tipo de lanzamientos:

Es difícil porque eres fiel a la marca, pero los lanzamientos son bastante malos. Esta que ves aquí es su base de clientes leales. Sería agradable que Apple nos muestre un poco de lealtad recíproca.

Alimentando esta locura se encuentran varios vloggers, influencers y personajes del medio con cierta popularidad digital, que han aprovechado el evento para conseguir un iPhone X y destruirlo enfrente de todos los que no pudieron poseerlo:

Aún así, a pesar del exceso, estas demostraciones han servido para comprobar que el iPhone X es un smartphone extremadamente delicado, y basta una caída hacer añicos sus terminados de cristal.

El contraste llegó marcado por Marcus Engman, jefe de diseño de IKEA, quien mostró una marcada postura de desencanto con el rumbo que ha tomado Apple con el iPhone X.

La mayor ironía está con el propio iPhone 8, que tendría unas ventas terribles, con nadie interesado por el terminal.

En conjunto, la suma de todos los factores ha creado esta pintura, donde el iPhone X es un objeto de deseo para cualquiera interesado en los productos de la manzana.

Es caro, es frágil, es inaccesible, y aún así es el mejor iPhone que ha lanzado Apple en años.