Need for Speed Payback [NB Labs]

Le faltó potencia bajo el capó para cumplir con las expectativas.

Need for Speed está de regreso con una nueva entrega desarrollada por Ghost Games, estudio que se ha estado encargando de la popular franquicia desde 2013 y que con Need for Speed Payback busca cumplir con las expectativas de los fans y regresar la serie a su lugar de honor.

¿Lo lograron? Desafortunadamente no, y es que aunque el título corrige algunos de los puntos más criticados de la entrega anterior termina cometiendo otros errores que perjudican la experiencia general, incluyendo la presencia de las polémicas cajas de botín y las microtransacciones que actualmente se encuentran en el ojo del huracán. A continuación tienen la reseña completa para que tengan una mejor idea de qué esperar:

Rápido y Furioso

Es bien sabido que en años recientes la franquicia ha tenido fuerte influencia de las películas Rápido y Furioso, y en esta ocasión las cosas no son diferentes ya que vemos que han tomado inspiración de las últimas cintas que ofrecen altas dosis de acción.

Y aunque la campaña del juego es uno de los puntos que más se han publicitado, la realidad es que la historia es corta y no es entretenida, esto debido principalmente a que los protagonistas carecen de carisma y que está repleta de clichés. Aún así entiendo que funciona como estructura para el modo principal y todo lo que sucede en Fortune Valley que es una ciudad de mundo abierto basada en Las Vegas.

La idea básica en la campaña es intentar derrocar a La Casa, que es una sociedad que está al mando de los casinos, los criminales y la policía de la ciudad, por lo que será necesario hacer equipo con tu banda para ganar reputación en el mundo clandestino y ejecutar a la perfección el plan que los lleve a cumplir su objetivo de venganza.

Conducción Arcade

Pasando al importante apartado de la jugabilidad encontramos que Payback tiene mecánicas simples y divertidas que sin duda serán del agrado de los que gustan del género Arcade que solo desean conducir a toda velocidad sin pensar en elementos presentes en simuladores como físicas realistas.

Dicho esto, puedo decir que cuando se trata de simplemente manejar por el mundo abierto realizando retos o compitiendo en una carrera el juego es bueno, el problema es que hay muchas interrupciones y trabas que no nos dejan disfrutarlo en su forma más básica.

Gran parte de las misiones principales consisten en ver una escena cinemática, conducir del punto A al punto B y ver otra escena cinemática, donde desafortunadamente dejan al jugador fuera de la parte con más acción ya que los trucos más complicados y espectaculares solo los vemos en las escenas. Esto en más de una ocasión me dejó una sensación de decepción por querer poder hacer más.

Fuera de la campaña, en el mapa de Payback encontrarán diferentes desafíos al estilo de Forza Horizon como trampas de velocidad y retos de drifting, además de una amplia variedad de eventos que por mucho son más divertidos que las misiones principales. Estos eventos son de diferentes tipos y dependerán del vehículo que conduzcan que puede ser 5 diferentes clases: Race que es perfecto para carreras tradicionales, Drag para arrancones, Drift para derrapar por curvas, Off-Road para carreras todo terreno y Runner para persecuciones.

Y aquí es donde entra otro elemento que me decepcionó: las persecuciones policiacas. Y es que son completamente lineales y repetitivas, donde lo único que hay que hacer para perder a los policías es seguir por un camino de puntos de control dentro de un tiempo límite, y ni siquiera se toma en cuenta el daño de los vehículos. Tal vez lo único rescatable es que es posible eliminar a patrullas haciéndolas chocar con un toque muy al estilo los Takedowns de Burnout, pero que no es suficiente para lograr una experiencia robusta como la que si se ha logrado en entregas anteriores de la franquicia Need for Speed.

Buscando tesoros

Ya les comentaba que hay mucho por hacer en el mapa gracias a los eventos y a los retos, pero también están los llamados Derelicts que son misiones de exploración donde es posible crear supercoches a partir de chatarras que tendremos que localizar en mapa. De esta manera tendrán pistas que los guiarán a las partes de autos abandonadas que servirán para armar coches únicos, como pueden ver a continuación:

Grinding y más grinding

El sistema de progresión es es uno de esos puntos que considero como un grave error ya que perjudican la experiencia general debido a que prácticamente se obliga al jugador a hacer “grinding” o incluso a optar por realizar microtransacciones.

Explicado de manera rápida y directa tenemos que cuando los jugadores completan misiones, objetivos, desafíos o retos reciben dinero virtual que les sirve para comprar nuevos autos o Speed Cards que mejoran el rendimiento de los vehículos. Cada coche tiene seis ranuras para estas Speed Cards que representan diferentes partes del motor, y es importante irlas mejorando ya que los eventos van subiendo el nivel requerido para triunfar.

De esta manera nos encontramos con que hay que invertir una buena cantidad de tiempo y volver a jugar eventos anteriores para ganar Speed Cards suficientes para poder ir subiendo el nivel, lo cual puede resultar tedioso para muchos usuarios que podrían optar por usar dinero real para comprar cajas de botín o simplemente abandonar el juego.

Las Speed Cards en realidad son una buena idea ya que le dan un toque de estrategia al juego Arcade y es satisfactorio ver cómo influyen en el rendimiento del auto, el fallo es hacer tan complicado el progreso.

Eso si, debo comentar que EA acaba de lanzar una actualización para el juego que hace algunos ajustes al criticado sistema, como reducir los tiempos de espera e incrementar las posibilidades de ganar mejores partes, pero habrá que verificar los cambios por más tiempo para comprobar si realmente hace diferencia.

Apartado Visual

En términos generales Payback luce bien gráficamente, sobre todo en los coches que están muy bien representados, aunque el mapa no es para nada espectacular. De hecho me parece que el entorno del título anterior se veía mejor con sus grandiosas vistas nocturnas y atractivos reflejos.

Aún así les agradará ver que en esta ocasión se ha incluido ciclo de día y de noche, además de geniales efectos de choques y de destrucción cortesía del motor Frostbite.

Desafortunadamente los tiempos de carga son bastante prolongados y se toparán con varios detalles técnicos como texturas que tardan en cargar.

Conclusión

Need for Speed Payback tiene cosas interesantes y hay varios de sus elementos básicos que son divertidos tales como su conducción, pero estos fueron afectados de forma negativa por su campaña corta e insípida, sus persecuciones policiacas lineales y sobre todo por el énfasis en el grinding de su sistema de progresión.

Es mejor que la entrega anterior y rescata algunos elementos típicos de la serie, pero se queda corto en cumplir con las expectativas de los fans de la franquicia y del género.

Need for Speed Payback está disponible en PlayStation 4, Xbox One y PC (USD $59.99). Copia de revisión facilitada por EA.