Gracias, Star Wars Battlefront II: Hawaii está investigando a EA por prácticas abusivas

Gracias, Star Wars Battlefront II: Hawaii está investigando a EA por prácticas abusivas

El nuevo juego de Star Wars sigue en el ojo del huracán y no por las mejores razones.

Luego de toda la controversia por Star Wars: Battlefront II, a EA parece que le va a llover sobre mojado.

La situación es compleja para la compañía, comenzando porque hace unos días Disney y Lucasfilm salieron al paso de los problemas generados por la economía de Battlefront II, un tema ya largamente discutido que no vale la pena repetir más que en un mini resumen: EA implementó microtransacciones de varios tipos, incluyendo las que permitían desbloquear personajes jugables del juego. El público se quejó con justa razón, Disney no vio nada de esto con buenos ojos y finalmente los micropagos fueron suspendidos de forma temporal.

Sin embargo, esto está lejos de ser lo peor para Electronic Arts y un par de situaciones indican que organismos más grandes e importantes están ya investigando la situación; antes fue en Gran Bretaña y ahora se suman en Bélgica y el estado de Hawaii.

El caso Hawaii

El video que ven a continuación (vía Game Informer) es lapidario contra EA. En él, se puede ver al congresista Chris Lee explicar por qué van a investigar lo que sucede con el juego; Lee indica que Battlefront no es más que “un casino temático de Star Wars, diseñado así para atraer a los jugadores a gastar dinero. Es una trampa”.

Lee también aboga porque haya algún tipo de protección para las personas cuando se den casos de “prácticas abusivas” como las de Battlefront II, más todavía cuando las apuestas están prohibidas en el país excepto en casos muy específicas.

El testimonio del congresista asegura que ya han hablado con legisladores de otros estados que tienen preocupaciones similares.

En el mismo video, el representante del estado de Hawaii Sean Quinlan asegura que es “preocupante” que una práctica tan asociada a los juegos gratuitos en móviles haya dado el salto a productos “triple A”. Quinlan pone como ejemplo al personaje llamado Joe Camel, que causó hace años una que otra polémica en la publicidad para cigarros.

“No permitimos que Joe Camel invitara a nuestros niños a fumar cigarrillos, por lo que no debiéramos permitir que Star Wars incentive a los niños a que apuesten dinero”, fue tajante Sean Quinlan.

La situación en Bélgica

En Europa, los belgas tienen el mismo tipo de preocupaciones y tomaron una medida aún más avanzada que la de sus “colegas” de Hawaii: según reporta el sitio VTM News, el Ministro de Justicia dictaminó que se trata de un sistema de juego como en un casino.

En Bélgica, eso sí, quieren llegar todavía más lejos y llevar el tema a la Unión Europea, para que derechamente este tipo de acciones se prohiban en los videojuegos. Eso puede ser mucho más complejo, pero al menos la intención está y no vamos a reclamar por eso.

¿Y entonces?

Con estos pequeños avances, es posible que el caso de las loot crates empiece a moverse más allá de peticiones por internet y su respectiva defensa por parte de la ESRB, desde donde hace no mucho tiempo atrás indicaron que no, que las cajas de premios no son apuestas ni nada por el estilo.

Sin embargo, la ESRB tiene uno que otro interés mezclado en la situación toda vez que el organismo es parte de la ESA (Entertainment Software Association) que, además de organizar cada año el E3, también sirve como un buen ente lobbysta frente a cualquier problema que pueda aquejar a sus miembros. Y entre ellos está precisamente Electronic Arts.

(La ESA fue también una fuerte defensora de la famosa ley SOPA, al menos en sus inicios. Después “recapacitaron”).

Volviendo al tema principal, es posible que Battlefront II siente un pequeño precedente y especialmente por tratarse del juego que motivó a que las autoridades realizaran acciones. Sí, es verdad que no es el primer juego que llega con las infames cajitas. Pero hasta ahora es el que más lejos ha llevado todo y además, se trata de un título con la licencia de Star Wars, una de las marcas de entretenimiento más reconocidas del mundo.

Por cierto, la propia EA aseguró a sus inversionistas que la inclusión o no de micropagos no afectará en nada las ganancias (o pérdidas) de la compañía. Lo cual no hace más que confirmar que las dichosas cajitas de premio son pura avaricia.

Obviamente, esto no ha terminado y se viene una larga lucha entre los interesados hasta que se llegue a una solución final. Seguramente hay ya despachos de abogados donde la situación se está revisando de manera minuciosa. Pero ya era necesario que algo así sucediera.

Para cerrar, un pequeño comentario muy personal: me encanta que esto esté pasando. Me encanta que los congresistas sean así de lapidarios contra EA. Me parece genial que Bélgica quiera escalar el tema hasta la Unión Europea. Porque ya era hora que alguien con más autoridad que nosotros, simples mortales (que aún así hace algún tiempo advertimos que esto podía explotar), alzara la voz.

Por supuesto, nos faltó confiar en que la ambición corporativa estúpida y desenfrenada de EA hiciera lo suyo.