Star Fox 2 [NB Labs]

Star Fox 2 [NB Labs]

¿Son estos gráficos una muestra del futuro?

Hace dos años atrás no pocos nos sorprendimos con Star Fox. Sabemos de los límites del hardware de la Super NES, consola cuyo fuerte está en los juegos de avance horizontal; las tres dimensiones por ahora están en pañales y será la nueva generación que inicia con la Saturn o esa nueva plataforma de Sony llamada PlayStation la que posiblemente rompa el exitoso paradigma actual.

Por eso es quizás más sorprendente la llegada de Star Fox 2, que viene a exprimir la SNES como posiblemente ningún otro juego lo haga de aquí hasta su cercana fecha de vencimiento.

Star Fox 2 es parecido al primer Star Fox en todo lo que es controlar una nave y derrotar enemigos en batallas que ahora no son solo aéreas, sino también terrestres. Hasta ahí llegan las similitudes porque todo el resto de Star Fox 2 es mucha experimentación en un diseño diferente y más moderno, partiendo de la forma en que está estructurado.

En el primer Star Fox había que elegir entre tres caminos disponibles con una serie de niveles, uno tras otro, hasta llegar al final. En cambio, en Star Fox 2 la ruta es completamente abierta porque el objetivo, antes que derrotar a Andross, es neutralizar todos los potenciales ataques a Corneria que están repartidos en un solo gran mapa abierto que se recorre sin un orden específico.

En mi primera partida fracasé, porque no puse atención al marcador de daño de Corneria que se va actualizando en tiempo real mientras estoy en medio de una misión y cuando me di cuenta del error ya era demasiado tarde. Al segundo intento, con la mecánica ya aprendida, elegí mejor a mi dupla de personajes -Slippy y Peppy son más lentos, pero aguantan más daño- y fui directo a las amenazas cercanas; escuadrones de cuatro o cinco enemigos acercándose a Corneria a toda velocidad. Las bases en planetas siempre pueden esperar, pero tampoco demasiado o no sea cosa que lancen ataques devastadores que aumentan el medidor de daño.

Star Fox 2 es un juego corto, pero de mucha urgencia. El dichoso medidor de daño de Corneria se actualiza en tiempo real en medio de las misiones, por lo que a veces hay que obligatoriamente salir de una base enemiga y volver al mapa principal para ir a contrarrestar a ese misil que se acerca peligrosamente al planeta. También pasa que en medio de los viajes aparece uno que otro enemigo tipo jefe que hay que derrotar sin excusas; uno de ellos, una serpiente dragón robot gigante que jamás hubiera pensado vería posible en una Super Nintendo.

Entonces, después de un rato y eliminadas todas las amenazas, toca ir directamente a derrotar a Andross en una batalla épica de varias secciones donde, al igual que en todo el resto del juego, el tiempo parece avanzar más lento de lo normal.

Star Fox 2 es una secuela muy especial. Es innovadora, es diferente y se nota que el equipo de desarrollo estuvo muy dispuesto a probar con cosas nuevas, saliéndose del molde casi por completo. Hay ahora más personajes para elegir (seis en total, dos de ellos nuevos) y si bien la acción se engloba en secciones algo más cortas que las de Star Fox, esta segunda parte del juego está tan lograda como la primera e incluso, hasta mejor.

Pero también es cierto que Star Fox 2 podría ser mucho aún más grandioso fuera de los confines de la consola de 16-bits. El control a veces es un poco “duro” en los movimientos de la nave y definitivamente el juego se ve tan lento y a tirones como su primera parte, aunque eso no impide poder completarlo en el nivel de dificultad más alto y con el mejor ranking.

Si Star Fox 2 es un avance del futuro, imaginen lo que podríamos ver en apenas un par de años con la capacidad y potencia del Project Reality. No puedo esperar.