Review Samsung Galaxy Tab S3 [W Labs]

Review Samsung Galaxy Tab S3 [W Labs]

El lápiz es gratis.

En un mundo de teléfonos grandes como la norma, cada vez queda menos espacio para la sensación de hace ya varios años: las tablet. Día a día se justifica menos tener una y es ahí donde fabricantes como Samsung deben darle un valor agregado a estos productos para que sigan siendo un objeto de deseo.

Habiendo asistido a su presentación en el Mobile World Congress siempre tuve la intención de probar esta tablet de Samsung. Su diseño me llamaba la atención en ese entonces y realmente quería ver si Android había madurado en este segmento donde la implementación hace unos años simplemente no era correcta.

Vamos con las tripas de la máquina:

  • Pantalla de 9.7 pulgadas Super AMOLED a 1536×2048 pixeles
  • Procesador Qualcomm Snapdragon 820
  • 4 GB de RAM
  • 32 GB de almacenamiento ampliable vía microSD
  • Android Nougat 7.0
  • Cámara de 13 megapixeles con flash
  • Cámara frontal de 5 megapixeles
  • 6000 mAh de batería
  • Lector de huellas dactilares
  • S-Pen incluido
  • Carga rápida vía USB-C (cerca de 3 horas de 0% a 100%

El frío tacto del vidrio

La construcción de este equipo es fantástica, un muy delgado sandwich de vidrio que a pesar de su pensada fragilidad, es firme como un tanque, con botones laterales de buena tactilidad y un lector de huellas al frente muy similar (o igual) al del Galaxy S7.

Para esta época no estaba instaurado el concepto de “Infinity Display”, el diseño sin bordes, por lo que los botones de navegación están abajo de la pantalla y no son modificables como en el S8 y superiores. El lector de huellas funciona muy bien.

La inclusión del S-Pen en la caja es un acierto, aunque me hubiera gustado que se pudiera guardar en la tablet a-la-Galaxy Note, pero esto la hubiera engrosado, porque no es el mismo lápiz, este es uno más grueso y pesado, ideal para trazos que requieran de más tiempo.

Cuenta con 4 parlantes, uno en cada esquina de la parte superior e inferior, todos “afinados” por AKG. Sí, suenan bien, bastante bien de hecho, pero no alcanzan a tener suficiente porte como para respetar las frecuencias bajas, lo bueno es que no “chicharrean” y todo es muy claro. Si no son suficientes o si requieres más privacidad el equipo tiene puerto de audífonos, porque eso es algo que se debe recalcar hoy en día.

Sobre el diseño del terminal, solo loas, nada que alegar, hasta el peso se siente correcto y más allá de un cambio radical de diseño, se siente como la cúspide de lo que puede hacer la marca en el segmento de las tabletas.

La pantalla es una delicia, Samsung nos tiene acostumbrados a que siempre pueda sobrar brillo y que los colores y detalles vibren. Si no es tu estilo, la puedes configurar a gusto. Eso es lindo, hay opciones.

Rendimiento a la altura del precio y de la marca

Como podrán imaginar por sus prestaciones el equipo vuela, aunque hubiera sido ideal que la tableta contara con la última versión de Samsung UX, la que está en la línea de los Galaxy S8 y Note 8, porque la presente ya se siente algo anticuada y está a años luz de lo que sabemos que Samsung ha logrado en materia de interfaz de usuario.

Ahora, es imposible no pensar que una pantalla más grande podría ser mejor aprovechada, la barra de Google, Widgets y aplicaciones en Android se nota que han sido pensadas para celular. Han pasado muchos años y se hace algo inadmisible que aplicaciones tan básicas como Twitter e Instagram se estiren para aprovechar el espacio mas no den funcionalidades extras dadas las dimensiones.

En ese aspecto duele decirlo, pero Apple ha sacado ventajas grandes con la última versión de su sistema operativo en el iPad. Por otro lado, tener Android da libertad de modificación y usuarios avanzados como nosotros y nuestra comunidad sabrán darle provecho, lamentablemente temo que el usuario promedio no.

Por cierto, se pueden correr tres aplicaciones al mismo tiempo y a pesar de llevar las capacidades al límite no logré colgarla. Eso habla bien del dispositivo ya que podría confiarlo como herramienta de trabajo a sabiendas de su estabilidad.

Si usted es de esas personas que gustan de sacar fotos con estos dispositivos le agradará saber que no tendrá problemas y que la calidad, como referencia, es bastante cercana a la del Galaxy S7. Pero la gracia de sacar fotos con esta tablet es, obvio, intervenirlas con el S-Pen (perdón por lo siguiente):

Como dispositivo de entretenimiento no te va a decepcionar, porque corre todo lo actual y lo futuro lo hará por bastante tiempo. Sus parlantes y su pantalla son excelentes y me atrevería a decir que las mejores en un dispositivo de estas características.

Ahora, si se trata del aspecto laboral, esa es harina de otro costal, probablemente pueda hacer mucho como procesador de texto e incluso tareas arquitectónicas y artísticas, ahora, el hecho de correr Android, un sistema muy pensado para móviles le juega en contra y es evidente que en las oficinas de Mountain View les queda mucho en este aspecto a nivel usuario común. De todas formas, si lo que quieres es un tablet y te rehúsas a ir por un iPad, esta es por lejos tu mejor opción en la actualidad. Su precio oficial es de CLP $529.990, pero se puede encontrar más barata en la actualidad en distribuidores oficiales de la marca.