Review Acer Predator 15 [FW Labs]

por

1155 posts

Un potente notebook para jugar a todo detalle en resolución Full HD.

Tener una portátil para trabajar y jugar siempre ha sido la opción ideal para muchos de nosotros, lamentablemente son pocos los fabricantes que lanzan equipos con la capacidad suficiente para disfrutar los juegos de generación actual a un nivel de detalle que supere lo que ofrecen las consolas de sobremesa.

En días pasados tuve oportunidad de probar el Acer Predator 15, un notebook con lo necesario para jugar mi biblioteca de Steam a todo detalle en resolución Full HD (1920 x 1080 pixeles) y de paso trabajar sin contratiempos con programas de edición gráfica.

Esta portátil forma parte de la serie Predator enfocada a los gamers, pero bien puede ser utilizada por aquellos que se dedican a la creación de contenido gracias a sus especificaciones que incluyen procesador Core i7 de séptima generación, 16 GB de RAM, tarjeta de video GeForce GTX 1060 y pantalla de 15 pulgadas Full HD.

Especificaciones Acer Predator 15

  • Pantalla: LED de 15.6 pulgadas con resolución máxima de 1920 x 1080 pixeles y tecnología G-SYNC
  • Procesador: Intel Core i7-7700HQ a 2.80 GHz (Turbo a 3,80 GHz)
  • RAM: 16 GB de memoria RAM DDR4
  • GPU: NVIDIA GeForce GTX 1060 de 6 GB GDDR5
  • Almacenamiento: SSD 128 GB + HDD 1 TB (7200 RPM)
  • Batería: Litio-ion de 8 celdas (6000 mAh) de 3 horas
  • Puertos: USB 3.0 (4), USB 3.1 Tipo C (1, Thunderbolt), USB 2.0 (5), Ethernet (1), HDMI (1)
  • Conectividad: WLAN 802.11 a/c, Bluetooth 4.1, Gigabit Ethernet
  • Sistema Operativo: Windows 10 Home

Diseño

La Acer Predator 15 es un equipo robusto no solo en cuestiones técnicas, sino también en tamaño. A diferencia del ASUS ROG Strix que analizamos hace poco, el notebook de Acer cae en la categoría de laptop para gamer que consiste en equipos con diseño de nave espacial y poco portátiles debido a su peso y dimensiones.

El chasis tiene una cobertura de goma en la parte superior que la vuelve resistente a las molestas huellas dactilares. Al abrirlo encontramos un teclado completo con luces LED configurables. Las teclas WASD y las flechas direccionales cuentan con un borde rojo, aunque no con una textura adicional como vemos en algunos teclados externos.

En la parte superior del teclado vemos un enorme botón de encendido y cinco teclas que se pueden ajustar por medio de la aplicación Predator Sense. La configuración por defecto incluye ajustes al ventilador, activación de diversos modos (película, juego, etc) o la posibilidad de desactivar las “teclas pegajosas”.

Se pueden configurar más de 20 macros por medio de una tecla adicional que las organiza por diversos colores LED.

La aplicación Predator Sense también permite cambiar la configuración de colores en 4 secciones. Si te gustan los teclados coloridos podrás crear un popurrí de LEDs como te venga en gana ya que cuentas con una amplia paleta de colores para elegir.

En términos de funcionalidad, el teclado se siente agradable al tacto. El diseño chiclet es cómodo para escribir y la presencia de un panel numérico se agradece. Algo que me dejó muy complacido es el trackpad y sus botones que responden a la perfección.

No soy una persona que guste usar del trackpad y menos en un portátil para gamer, pero con la Predator 15 me acoplé tan bien que en múltiples ocasiones lo utilicé para trabajar.

Lo negativo del diseño tiene que ver con el tamaño del equipo. Si, los portátiles para gamers siempre han tenido la mala fama de ser pesados y con una carcasa que parece sacada de una película de ciencia ficción, sin embargo en esta generación hemos visto una tendencia a ofrecer diseños más elegantes y esbeltos. Prueba de ello: la ASUS ROG Strix, la MSI Stealth o la Razer Blade.

La Predator 15 pesa 3.7 kg y tiene un espesor de 3.8 centímetros en su parte más robusta (que es el ventilador trasero). A esto tenemos que agregar un grande y pesado conector AC que deberás llevar contigo ya que la batería de este computador asegura apenas 3 horas de funcionamiento. Este es un punto negativo, ya que el tamaño de este componente es casi similar al de un Xbox One de primera generación.

Rendimiento

Antes de cualquier otra cosa, revisemos los benchmarks que realizamos a esta portátil.

Benchmarks Predator 15

La Acer Predator 15 es un equipo para jugar, sin embargo las laptops para gamers tienden a ser la elección de muchos creadores de contenido que prefieren tener un equipo que les sirva tanto para editar video o gráficos en 3D, como para jugar luego de una jornada de trabajo. En este terreno la portátil de Acer cumple y muy bien.

Durante las dos semanas que la tuve no experimenté ninguna ralentización en mi jornada de trabajo que durante las mañanas consiste en utilizar decenas de pestañas en el navegador, aplicaciones de mensajería como Skype o Telegram, suite ofimática y un cliente de correo. Por las tardes la use para trabajo en renders con 3DS Max y V-Ray, que ya cuenta con una actualización que saca provecho del CPU y GPU.

En los juegos la Predator ofrece más de 60 cuadros por segundo en títulos de última generación ejecutándose a detalle alto. La resolución máxima de la pantalla es de 1920 x 1080 pixeles por lo que no tendrás problema en mantener el conteo estable, aunque si quieres conectarla a una pantalla 4K tendrás que hacer ajustes para poder correrlos a 30 cuadros por segundo

Los cuatro juegos que probamos fueron Battlefield 1, The Witcher 3, Hitman y Forza Motorsport 6 Apex, todos en su configuración más alta.

Battlefield 1

El caso de Battlefield 1 siempre llama la atención. El juego ha resultado estar tan bien optimizado que se ejecuta a un buen conteo de cuadros con un procesador Intel de segunda generación y una GeForce GTX 1050 Ti. En nuestro caso superamos los 100 cuadros en varios escenarios con bajones a 70-80 cuando había exceso de partículas o personajes en pantalla.

The Witcher 3

Con The Witcher 3 el conteo de cuadros por segundo se mantuvo entre 70 y 80 con detalle al máximo y deshabilitando la opción HairWorks de NVIDIA. Si decides que el cabello de Geralt y los personajes es esencial, al activarlo tendrás una pérdida considerable llegando a los 40-45 cuadros.

Hitman

Hitman es otro caso interesante. Al igual que Rise of the Tomb Raider, este juego resulta ser demandante y prueba de ello es que a detalle máximo hay zonas en las que el conteo de cuadros baja a 40. En promedio la jugabilidad se mantiene ligeramente por arriba de los 60 cuadros incluso en escenarios con múltiples elementos en pantalla.

Forza Motorsport 6: Apex

Por último probamos Forza Motorsport 6 Apex, la versión del popular juego de carreras para Windows 10. Este juego requiere ajustes más a fondo al nivel de detalle ya que los menús son a prueba de tontos (o de gente que no le gusta configurar) y ajusta todo por medio de una modalidad inteligente. Al liberar la tasa de cuadros y ajustar todo al máximo obtuvimos más de 100 fps en la mayoría de pistas y 95-98 en los escenarios con lluvia.

La Predator 15 cuenta con una pantalla de 60 Hz, algo que podría sonar poco atractivo tomando en cuenta que algunas portátiles ofrecen frecuencias más altas. Lo bueno de este dispositivo es que cuenta con G-SYNC, la tecnología de NVIDIA que ayuda a eliminar el tearing. La presencia de esta tecnología es un punto a favor para la portátil de Acer.

En términos de software, Acer incluye el Predator Sense que cuenta con tres modos de velocidad que ajustan la frecuencia del CPU y GPU. Otra aplicación llamada Acer Care se encarga de que los drivers se encuentren actualizados y todo funcione sin problema. Se agradece que la Predator 15 no venga cargada de tanto bloatware como ocurre con portátiles de otros fabricantes.

Por último tenemos que hablar de la batería. Es un computador para jugar por lo que no esperes mucho en este campo. En nuestra prueba lo más que obtuvimos fueron 3 horas con 18 minutos sin tenerla en una actividad demandante (como jugar). Para ver una película o trabajar por un momento sin levantarse del sofá funciona. Para el resto dependerás del enorme cargador.

En resumen: Buen rendimiento, dimensiones monstruosas

Durante años siempre consideré a los portátiles para gamer como equipos conectados al escritorio con la ventaja de sacarlos a la calle de vez en cuando, pero esta percepción cambió con la llegada de los modelos ultradelgados de Razer, MSI o Asus. Si a esto sumamos que NVIDIA recientemente anunció una nueva tecnología que permite implementar GPUs tan poderosos como una GTX 1080 en un chasis casi de ultrabook, el tamaño de la Predator 15 se me hace exagerado.

La portátil de Acer cumple y me ha dejado satisfecho en términos de rendimiento. La GPU es suficiente para ejecutar los juegos a todo detalle y la pantalla de 15 pulgadas con G-SYNC es más que perfecta, sobre todo con ese recubrimiento antireflejos. El procesador Core i7 se aprovecha bien en creación de contenido y mientras no veamos notebooks con Ryzen, Intel seguirá reinando.

Los casi 4 kilogramos de peso que se suman al enorme cargador provocan que no te den ganas de meterla al backpack para llevarla a todos lados. Por este detalle es que no nos termina por convencer, pero si no tienes inconveniente entonces podrá ser tuya si decides desembolsar MXN $39,990 (USD $2235), un precio ligeramente superior a la Asus ROG Strix.