México sufre su mayor terremoto del siglo, el cielo se llena de luces y la ciencia lo explica

por

1814 posts

Extrañas luces iluminaron el cielo durante el terremoto pero todo tiene una explicación.

Durante los últimos minutos de este 7 de septiembre de 2017, Chiapas se vio azotado como el epicentro de origen del mayor sismo registrado dentro de territorio mexicano en más de cien años.

Con una magnitud de 8.2, 50 millones de personas impactadas por el temblor y más de 32 fallecidos hasta el momento, uno de los primeros fenómenos relacionados que comenzaron a reportarse en las redes sociales fue la presencia de una extraña serie de luces en e cielo durante el sismo:

Esto inmediatamente detonó que algunos medios sensacionalistas como el Daily Mail, o usuarios en redes sociales, como Facebook y Twitter, replicaran la noticia bajo un espectro de duda paranormal, pero la realidad es que esas luces tienen una explicación científica.

Las luces de terremoto o EQL (siglas derivadas de su nombre en inglés) son un fenómeno relativamente común en esta clase de sismos urbanos, ya que son producto de la carga electromagnética que se genera entre las rocas y las placas tectónicas al colapsarse durante un temblor.

Friedemann Freund, un científico de la NASA, publicó en 2001 una investigación en el Seismological Research Letters (vía El Universal),  donde reveló que si el nivel de estrés entre las rocas es elevado durante un terremoto, aparecen cargas electrónicas que transforman momentáneamente la roca aislante en un semiconductor, liberando cargas eléctricas a velocidades de hasta 300 metros por segundo.

De modo que al llegar a la superficie las cargas electromagnéticas latentes son liberadas, dando origen a este peculiar fenómeno, que encima se vería potenciado por los reflejos de las luces eléctricas del entorno urbano.

El Servicio Sismológico de la UNAM ha publicado ya un extenso reporte sobre el sismo en México. La recomendación es seguirlos a través de sus redes sociales para conocer la evolución oficial del fenómeno.