Congreso de EE.UU. investiga papel de Twitter en las elecciones presidenciales

Congreso de EE.UU. investiga papel de Twitter en las elecciones presidenciales

La empresa es llamada a declarar por la presencia de bots y la injerencia de Rusia.

Twitter ha estado en el ojo del huracán durante mucho tiempo y hoy la empresa tendrá que responder ante el Congreso de Estados Unidos por su participación en las elecciones presidenciales del año pasado, en donde Donald Trump salió triunfador.

Según reporta Quartz, los ejecutivos serán llamados a comparecer en la investigación que se realiza respecto al papel de Rusia. El Congreso quiere saber cuáles son las políticas de Twitter respecto a los bots y cómo reacciona la compañía ante las cuentas que propagan información falsa y propaganda.

De acuerdo con la fuente, Twitter no hace mucho para frenar a estas cuentas y el senado está preocupado de los efectos de los bots en las conversaciones. Lo anterior no sorprende a nadie, ya que desde hace años Twitter ha sido fuertemente criticado por su pobre accionar ante cuentas que promueven odio, acoso o información falsa.

(c) SadBotTrue

La elección de Estados Unidos no ha sido la única afectada por los bots. Algunos recuerdan que en México se hicieron populares los “peñabots” que son cuentas que minaban conversaciones o se encargaban de repetir mensajes de manera masiva para volverse trending topic. Esto terminaba por entorpecer el flujo de información.

En China también se han utilizado cuentas falsas de Twitter para manipular información. Si bien la red social no tiene presencia en ese país, en 2014 se acusó al gobierno de utilizar bots para mostrar que en el Tibet no pasaba nada, para desacreditar al Dalai Lama o para engrandecer al gobierno Chino.

El uso de cuentas falsas se ha perfeccionado y atrás han quedado los usuarios con avatar de huevo y nombre de usuario con número al final (tomhugo148). Basta hacer una búsqueda del hashtag #MAGA (Make America Great Again) para encontrar cuentas con foto de perfil sacada de bancos de imágenes y tuits que se encargan de atacar usuarios o replicar temas cientos de veces.

Twitter tiene mucho trabajo por hacer y muchos han señalado que la primera cuenta que deberían suprimir es la de Donald Trump, quien si bien no es un bot, se dedica a distribuir información falsa.