Adiós al audio, 72% ya prefiere las videollamadas

Adiós al audio, 72% ya prefiere las videollamadas

Para fines laborales se consideran más eficientes y confiables las videollamadas.

Los hábitos y costumbres de los usuarios móviles están cambiando de manera constante, y este ritmo trepidante de evolución parece estar repercutiendo en otros ámbitos, como los entornos laborales.

Un estudio desarrollado por la firma británica Kollective, bajo el nombre de Generation Now, señala que ahora el 72% de los trabajadores en Estados Unidos y el Reino Unido prefiere realizar una videollamada sobre la tradicional llamada de voz, ya que lo consideran un medio de comunicación más efectivo.

El motivo principal, dentro de todos los mencionados, es que consideran más confiable el poder observar a la persona mientras está comunicándose con ellos que sólo escuchar su voz.

En general, los vídeos tendrían un mejor nivel de compromiso entre los involucrados en una charla, porque hay una mayor oportunidad para que la gente entienda lo que está tratando de aprender y los mensajes que se transmiten.

 

Dan Vetras, CEO de Kollective, considera que el factor clave de esta tendencia es el valor que los interlocutores le dan al hecho de poder ver con quién hablan y sus gestos:

Los empleados de hoy ya están acostumbrados a usar las últimas tecnologías de comunicación en sus vidas personales y es hora de que las organizaciones integren vídeo y aplicaciones de transmisión en vivo en las estrategias de comunicación de los empleados.

Las videollamadas no sólo implican que la información se transmite de manera precisa y oportuna, Sino que garantiza que los trabajadores se comuniquen abiertamente para beneficiar a las relaciones entre empleadores y empleados.

Con equipos cada vez más dispersos y móviles, la ingeniería que enfrenta tiempo y conexión en tiempo real es crítica, particularmente con los equipos ejecutivos.

La costumbre de los usuarios móviles por consumir cada vez más video a través de sus dispositivos ahora se ha trasmutado en una preferencia por el uso de videollamadas para sus actividades laborales.