Carepalo: el primer asistente de telepresencia de código abierto fue creado en Chile

por

1252 posts

El robot fue diseñado para aplicaciones de asistencia personal, sin embargo con el tiempo ha mutado hacia cosas aún más interesantes.

Si decimos “Carepalo”, posiblemente lo entendamos sólo los chilenos pero no el resto de Latinoamérica. Como no queremos aportar al estereotipo de que hablamos rápido y no se nos entiende nada, les explicamos que dicha expresión se utiliza cuando una persona es demasiado inescrupuloso para realizar determinadas acciones, sean estas buenas o malas. Por otro lado, es un término reducido de “cara de palo”, característica primordial del primer asistente personal de código abierto del mundo, creado en Chile, cuya cara es justamente… De palo.

El robot fue diseñado en Stgo MakerSpace para servir como guía a distancia en museos, u otras instancias que requieran de una interacción con el aparato, lo cual se puede conseguir gracias a que el aparato cuenta con cámaras HD y un sistema de audio que así lo permite. Dentro de poco, por ejemplo, no sería raro que viéramos un prototipo ayudando en tareas hospitalarias, u otro tipo de asistencia similar.

1919385_1500951290211179_7772053976668862354_n

Sus creadores fueron los miembros de la Sociedad de Innovadores Tecnológicos (SIT), Cristián Rojo, Christian Peña, Pablo González y Alexis Araya, quienes buscan integrar nuevas utilidades de manera gradual, como ubicar canciones en Spotify o bien encender y apagar luces. Dichas características, según nos contó Peña hace algunas semanas en una conversación telefónica, se pretenden implementar en el futuro cercano de forma escalonada.

Actualmente el cuarteto se encuentra realizando distintas instancias para que la gente arme su propio Carepalito, una versión reducida del aparato principal, el cual se asemeja al Amazon Echo al poder darle órdenes con la voz para que este ejecute una determinada acción.

Todo lo anterior, tal como dijimos al comienzo de esta nota, tiene su código abierto, por lo que cualquier interesado puede replicar la instancia en sus propias casas o talleres.