[metroimage ids=”38-248637,38-248641,38-248644,38-248647,38-248652,38-248656,38-248659,38-248664,38-248667,38-248669,38-248673,38-248676,38-248677,38-248680,38-248682,38-248684,38-248688,38-248691,38-248697,38-248700,38-248704,38-248709,38-248712,38-248716,38-248719,38-248723,38-248726,38-248730,38-248737,38-248740,38-248746,38-248750,38-248752,38-248753,38-248758,38-248761,38-248766,38-248770,38-248774,38-248778,38-248782,38-248784,38-248788,38-248790,38-248793,38-248795,38-248797,38-248799,38-248801,38-248803,38-248805,38-248807,38-248810,38-248813,38-248818,38-248821,38-248824,38-248827,38-248830,38-248832,38-248836,38-248840″ imagesize=”large”]

Este robot chileno fue el único no asiático en la competencia Robo-One

Equipo de RoboticsLab SCL logró la posición número 16 entre 150 participantes, siendo el primer equipo no asiático en formar parte de la competencia.

A finales de febrero se llevó a cabo una nueva versión del mundial de peleas robóticas Robo-One, una instancia en donde diversos robots bípedos pelean entre ellos para saber cuál de todos es el mejor y el más resistente. En su edición 2017, sin embargo, un grupo de chilenos se atrevieron a formar parte de la competencia, siendo al mismo tiempo los primeros participantes no asiáticos en asistir a este evento como luchadores.

El equipo de RoboticsLab SCL, encabezado por Rodrigo Quevedo, alcanzó la posición número 16 de 150 máquinas que disputaban el primer puesto, el cual fue finalmente alcanzado por el robot King Puni, de Corea del Sur.

“Nosotros ocupamos una técnica, porque esos son como puros karatekas, y nosotros aplicamos como Judo. Nos inspiramos en que un campeón mundial de Judo, con una sola técnica, ganó el campeonato mundial. Entonces nosotros dijimos, ‘ya, hagamos lo mismo’, y nos corríamos, lo dejábamos pasar y le pegábamos”, dice Quevedo en relación a cómo lograron llegar a la tercera ronda del campeonato.

A pesar de que su robot, llamado Mr. Kondor (ver video destacado), participó en la categoría liviana de la competencia, el equipo no tuvo reparos en enfrentarse con el campeón mundial. “Nos agarró con sus tenazas, nos pegó tres combos y nos botó”, cuenta riendo el miembro de iF, asegurando de paso que en 2018 volverán a competir ya en una liga mayor.

“Básicamente, yo sentí que viajé al futuro. Además, yo estaba en Chile, en mi oficina, y me dijeron que quieren que hagamos una competencia en Chile para occidente, y les dije que bueno, pero el próximo año“, nos adelanta.

En la parte superior de esta nota puedes revisar una completa galería de imágenes que Rodrigo Quevedo nos facilitó de su viaje a tierras niponas, en donde también podemos observar a otros robots que formaron parte del evento.