La culpa es de Xiaomi [W Opinión]

La culpa es de Xiaomi [W Opinión]

Una mirada a lo que se viene en materia de diseño industrial y cómo la aparición del Mi MIX viene a cambiar la industria.

En CES 2017, uno de los aparatos que se que se robó la fiesta fue el Mi MIX de Xiaomi. Un teléfono que cuenta con varias limitaciones de uso, pero que acapara tantas miradas por su diseño casi sin bordes que pareciera que viene a rescatar el diseño industrial de un mercado evidentemente estancado.

Los últimos años se ha visto como todo celular desde la presentación del primer iPhone se convirtió en cajas rectangulares, donde lo que cambia son las tecnologías internas y materiales, pero que en esencia mantienen el mismo diseño industrial de hace ya casi diez años.

Entonces, Xiaomi causó un impacto con su equipo y parece que el resto de fabricantes quiere subirse a ese tren. La compañía china por ahora no tiene planes de venderlo fuera de su país y es por eso que las grandes marcas esperan tomar esa cuota de mercado de gente desesperada por innovación, aunque sea solo en diseño, para diferenciarse del resto.

En el Mobile World Congress de finales de febrero en Barcelona sabemos que LG presentará su nuevo G6, un equipo con una cantidad ínfima de bordes en el panel frontal; su punto de venta es “más pantalla en un menor cuerpo”. Un mes después Samsung presentará su Galaxy S8, otro equipo que de acuerdo a rumores y filtraciones, tendrá un diseño similar y tanto así que el botón principal pasará a estar en la parte de atrás, rompiendo una larga tradición de usabilidad en el frontal que probablemente le causará extrañeza (¿o decepción?) a los más fanáticos de la marca.

Y por otra parte, Apple. El iPhone 7 fue profundamente continuista y tal vez por eso se espera que en septiembre próximo Apple presente algo especial, un equipo que marque los diez años de éxito sostenido de su terminal. La gran novedad sería un frontal ocupado solamente por pantalla, con todos los problemas que eso podría acarrear usándolo en el mundo real: léase toques involuntarios y fragilidad, entre otros.

Cabe consignar que los primeros en implementar esta idea de “no bordes” fue Sharp con su equipo Aquos Crystal. En su momento no llamó la atención porque la misma marca no es conocida por sus incursiones en el mundo móvil, mientras que Xiaomi desata una suerte de movimiento undeground, ya que las ventas de la marca china se dan principalmente a través de internet y no por los canales más tradicionales y masivos.

Hasta ahora, la gente ha aprendido a querer a Xiaomi por sus precios bajos y buen rendimiento y es en ese calor popular donde la marca, junto al diseñador Philippe Starck, aprovecharon estar en su cresta de la ola para sorprender con el Mi MIX. Un equipo que, quizás sin quererlo, marcará el diseño industrial de los móviles este año y los que sigan, para bien o para mal.

No olviden seguirnos y comentar en Facebook.