Descubren desde Chile a un grupo de exoplanetas posiblemente habitables

Descubren desde Chile a un grupo de exoplanetas posiblemente habitables

El sistema solar de exoplanetas fue descubierto en Chile por el Transiting Planets and Planetesimals Small Telescope (TRAPPIST), ubicado en La Silla, cuarta región.

Un equipo de astrónomos del Transiting Planets and Planetesimals Small Telescope (TRAPPIST), ubicados en el observatorio La Silla en Chile, han descubierto un nuevo sistema solar a 40 años luz del nuestro que alberga a siete nuevos planetas, de los cuales tres son posiblemente habitables, aumentando dramáticamente la posibilidad de encontrar vida alienígena en otros cuerpos celestes, informa hoy la NASA.

Los planetas giran en torno a una enana roja llamada Trappist-1, la que permitiría, por lo menos en el papel, tener las condiciones ideales para mantener agua en estado líquido. Aún falta realizar ciertas investigaciones para determinar la existencia de posibles océanos, al igual que oxígeno, metano y otros elementos presentes en las atmósferas de estas estructuras, factores esenciales para el desarrollo de vida.

El año pasado, se encontraron tres globos del tamaño de la Tierra orbitando la mencionada estrella, la cual contiene cerca de un 8% de la masa de nuestro Sol. Un nuevo estudio, realizado por el astrónomo Michael Gillon, anuncia hoy la confirmación de la existencia de estos cuerpos, además de otros cuatro que cumplirían con las mismas características, algo que les permitiría, a su vez, mantener organismos vivos, en caso de encontrarse también en una zona habitable. Esto debería confirmarse en 2018 con el lanzamiento del James Webb Telescope, además del análisis previo en el telescopio Hubble.

Todo lo anterior aumenta notablemente las posibilidades de encontrar vida, e incluso vida inteligente a niveles nunca antes vistos en nuestra historia, dado que los cuerpos se encuentran muy cerca de la débil estrella, al igual que muy cercanos los unos con los otros. A modo de curiosidad, esta proximidad nos permitiría ver a varios vecinos planetarios desde el suelo de uno en particular.

Hay que recordar que las enanas rojas son estrellas pequeñas que son relativamente frías, las que llegan a arder a temperaturas de sólo 3.726°C, en comparación al Sol, que lo hace a 5.504°C. Las enanas rojas son el tipo de estrella más común en nuestra galaxia, alcanzando una cifra cercana al 75% de las mismas, por lo que es muy probable que este tipo de descubrimiento también se realice en el futuro próximo con el desarrollo de nuevos telescopios y con la búsqueda de planetas similares en estas áreas.

Por lo pronto, tendremos que esperar a los años venideros para confirmar la existencia de vida en este nuevo sistema, algo que los astrónomos podrían empezar a dar como una certeza dentro de los próximos meses.

No olviden seguirnos y comentar en Facebook.