Review Samsung Gear S3 Frontier

Review Samsung Gear S3 Frontier

La nueva apuesta de Samsung en el mundo de los vestibles.

Cuando se trata de juzgar vestibles hay dos tipos de personas: los que prefieren un nuevo look o los que prefieren “esconderlo” de cierta forma para que pase desapercibido, manteniendo la apariencia de antaño pero con la tecnología del presente. Para ellos, el Gear S3 de Samsung sí que cumple esa función.

No me malentiendan, es evidente que la funcionalidad es importante y hablaremos de ello más adelante, pero cuando se trata de un artículo que forma parte del diario vestir, es evidente el hecho de que el producto sea de tu agrado. Que combine con el resto de tu ropa y estilo de vida es un factor profundamente importante.

El Gear S3 es un reloj con el estilo y reminiscencia de los G-Shock de Casio: redondo, agresivo y robusto. Esto tiene de dulce y agraz. Por un lado su frontal del nuevo Gorilla Glass, además de los bordes sobresalientes lo hacen una bestia protegiendo la pantalla de arañazos y golpes. Por otro lado, su peso, grosor y materiales de construcción te hacen saber de entrada que se trata de un gadget que puede aguantar un trato rudo. Si lo tuyo es otro estilo, la banda plástica y dura que viene incluida es fácilmente intercambiable por cualquiera de 22 milímetros.

Y es que este reloj inteligente está dirigido a ese público, a quienes salen, a los que están donde la tierra vuela y el agua golpea. Tiene resistencia al agua y polvo con certificación IP68 (hasta 1,5 metros). En mi caso no me dio problemas en la ducha y piscina, aunque no lo metería al mar. La inclusión de un altímetro y de un barómetro lo hacen evidentemente un producto enfocado a los excursionistas, y ellos sí que necesitan de batería.

En mi tiempo de uso, duraba un día y medio con la pantalla siempre encendida, y cerca de tres días con la opción de que se prendiera solo al levantarlo. El dock de carga incluido nos recuerda al del Moto 360 y eso es algo bueno. Es transportable, cómodo y funcional, además se carga bastante rápido.

Samsung metió de todo aquí adentro, es tanto así que existe una versión LTE que puede prescindir de que cargues con tu teléfono. En mi caso, la versión con Wi-Fi bastó para que fuera lo suficientemente independiente para bajar aplicaciones, juegos y carátulas sin tener que usar el celular.

Respecto a las aplicaciones y carátulas, el Gear S3 está dotado de la última versión de Tizen, el sistema operativo propio de Samsung. No todas las aplicaciones, a menos que sean propietarias de TouchWiz — el ecosistema de Samsung — están bien optimizadas. La cantidad de aplicaciones y juegos se siente limitada, a pesar de contar con una comunidad entusiasta que se ha encargado de proveer poco pero bastante bien logrado.

Lo agradable de cuando una marca fabrica un producto donde tanto el hardware como el software es de ellos, es que la integración es espectacular. Navegar a través de la interfaz es simple e intuitivo, una experiencia mucho mejor lograda que en cualquier otro smartwatch a la fecha. En el Gear S2 era casi igual,por lo que si no está roto no hay por qué arreglarlo.

Conclusiones

Al fin y al cabo lo que quiere hacer el smartwatch lo hace bien. Puedo leer y responder casi todo tipo de alertas, puedo hablar a través de él y además es un excelente cuantificador de actividad física, a excepción de algunas noches donde marcó que estaba trotando a las 4am. No sé si tuve pesadillas extremadamente fuertes o si el reloj sale a caminar solo por las noches. La pantalla se ve espectacular, no esperaba nada menos de un dispositivo Samsung en este aspecto. Incluso a plena luz solar se ve nítido.

Está en el lado caro de las cosas, pero créanme, es el mejor reloj inteligente a la fecha si usas Android, y si fuera compatible con iOS ahora ya, tendría que ver qué tal la integración, pero si funcionara tal como en el sistema operativo del robot verde, lo recomendaría a ojos cerrados a quien quiera una excelente pieza vestible.

Lo bueno:

– Duración de la batería excepcional
– Apariencia elegante y a la vez rígido
– Alta personalización
– Alta independencia del teléfono
– Pantalla excepcional
– Interfaz y sistema operativo comprensivo e intuitivo
– Correa intercambiable por cualquiera del mercado

Lo malo:

– Muy grueso. Si usas camisa de mangas largas, te aseguro será un problema
– El precio en nuestra región se siente algo elevado
– Muy, pero muy pesado para el gusto de la mayoría de las personas (63 gramos)

Precio y disponibilidad del Gear S3 Frontier

El Gear S3 Frontier se consigue en Chile a un precio sugerido de CLP $299.990 (USD $444) y en México será suyo por MXN $6990 (USD $331) en su versión WiFi.