Review Huawei P9 Lite [W Labs]

Review Huawei P9 Lite [W Labs]

Se siente casi como un gama alta, cuando su precio se codea con los de la media-baja.

Cuando Huawei anunció una versión ligera del P9, cuyo W Labs puedes leer aquí, no pude hacer más que imaginar con qué me toparía. Pensaba en una versión plástica y sin gracia del teléfono que en un momento me enamoró, y en parte fue así. Lo que aprendí en el camino es que en este rango de precio se puede tener un teléfono competente, que hace todo relativamente bien y que además tiene un diseño atractivo, sin recortar demasiadas esquinas en el rendimiento. Este es el Huawei P9 Lite.

Especificaciones

  • Pantalla: 5.2 pulgadas a 1080p
  • Procesador: Kirin 650
  • RAM: 3 GB
  • Sistema Operativo: EMUI 4.1 sobre Android Marshmallow
  • Almacenamiento: 16 GB expandibles vía Micro SD
  • Cámara: 13 megapixeles f/2.0 y frontal de 8 megapixeles f/2.0
  • Batería: 3000 mili amperios

Diseño conocido

Con su frontal de vidrio y bordes biselados, lo único que no conjuga dentro del diseño industrial del equipo es su parte trasera de plástico, que a pesar de otorgar mejor agarre y usabilidad que su hermano caro, se siente menos premium al tacto, y está bien, es entendible dentro de la gama donde se mueve el equipo.

Sur bordes metálicos le dan un toque algo filoso pero que da una buena sensación en la mano, esto hace perdonar su panel trasero. Además, la calidad y tactibilidad de los botones de encendido y volumen te hacen sentir que estás obteniendo más equipo del que estás pagando.

Su pantalla de 5.2 pulgadas hace que este sea un teléfono grande, pero no en exceso. Para mucha gente este es el tamaño ideal entre usabilidad con una mano y porte suficiente para disfrutar contenido multimedia y redes sociales.

Que el sensor de la cámara no sobresalga del cuerpo del equipo es algo que ya celebré en la versión completa y del equipo y vuelvo a agradecer en esta iteración.

La ubicación del lector de huellas se siente natural y bien implementado, además de que su rendimiento es óptimo. Huawei ha dado cátedra en sus últimos lanzamientos en este aspecto.

Rendimiento estable


El Huawei P9 cuenta con el procesador Kirin 650, y que sea manufacturado por la misma marca que hace el equipo se nota. El software y el hardware se llevan bien y EMUI sobre Android corre de forma particularmente estable.

Hablando sobre EMUI es muy difícil no encontrar opiniones dispares. El sistema operativo toma muchas páginas de iOS y eso no es necesariamente malo desde mi punto de vista; la mayoría de la gente sabe utilizar el sistema de Apple y le tiene “miedo” a Android. Lo que hace Huawei es facilitar las cosas, no espantar con muchas cosas desconocidas a la gente.

Lo que me hace mucho ruido es la cantidad de bloatware que viene en el equipo. Me cuesta creer que hoy en día tengamos que lidiar con que un equipo desde el momento que lo prendes cuente con dos aplicaciones de mail, dos aplicaciones de música, un programa llamado “Espejo”, que es básicamente la cámara frontal prendida con un montón de chiches insoportables, cosas como Deezer, Booking y Shazam, entre otras que no pienso ni quiero ocupar y muchos más ejemplos. En este aspecto Huawei debe ponerse las pilas ya que el resto de los fabricantes está entendiendo el mensaje de que el público no quiere más de esto.

Lo anterior hace que me preocupe que el almacenamiento termine no siendo suficiente, aunque menos mal es expandible vía memoria Micro SD.

De todas formas el celular corre fluido y no tuve cuelgues en el período que lo ocupé. Lo único que me molestó fueron algunos tiempos de carga en aplicaciones más pesadas y uno que otro tirón abriendo el multitarea cuando lo tenía muy lleno. Nada que a un usuario común le afecte en la vida real.

Un aspecto bastante molesto es que al usar micro USB en vez de USB-C como el resto de los Huawei, la carga de la batería es tediosamente lenta, y siendo un equipo que tiene un rendimiento normal en este aspecto, cerca de cuatro horas de pantalla encendida, es complejo tener que depender de una tecnología que ya se siente anticuada.

El terminal fue capaz de correr juegos 3D demandantes y su procesador Kirin 650 se las arregló para que la experiencia fuera bastante fluida. En donde sufre, debo insistir, es en algunos tiempos de carga.

La memoria RAM está bien manejada, puedes mantener varias aplicaciones corriendo en segundo plano sin comprometer la fluidez del sistema operativo. No esperes tener las libertades que obtienes en un gama alta, pero está a la altura de los demás en su rango de precio y quizás hasta un poco mejor.

Cámara sobresaliente para el precio

La cámara en este equipo es algo especial, es la misma interfaz que vemos en el P9 pero simplificada, ya que al no contar con el lente monocromático, perdemos las habilidades que nos da un segundo sensor. Aún así es bastante rápida e intuitiva.

Los resultados son realmente sorprendentes. De hecho la cámara, al menos en el aspecto fotográfico es comparable a equipos de la gama media alta y eso es muy rescatable.

Tiende a reventar los colores y sobre saturar las cosas que de por sí ya son lo suficientemente vivas, aún así me gusta y creo que le da una temperatura de color espectacular que en lo particular me es muy agradable.

Las fotos frontales o selfies son excelentes. Que el lente sea gran angular es un agrado y el nivel de detalle es bastante bueno. Otro aspecto a considerar es el siempre chistoso “modo belleza”, que en lo personal prefiero no ocupar ya que es muy artificial, pero a más de alguno le podría gustar.

En donde se queda realmente corto el equipo es en el apartado de video. Por algún motivo se tienden a reventar las luces, los colores no se reproducen de forma satisfactoria, le cuesta enfocar y además la estabilización por software deja mucho que desear, ya que estabilización óptica no tiene. En todo caso es un problema que ni siquiera el P9 a secas pudo resolver. En video simplemente anda mal.

Conclusión: Nada espectacular, pero nada está realmente mal

El Huawei P9 Lite es una apuesta segura. No sobresale en ninguna característica de forma sideral, pero tampoco se cae en nada. Si lo tuyo es tomar riesgos y dejarte volar la cabeza por chiches nuevos de los celulares, este equipo no es para ti. No tiene grandes novedades, pero honestamente, por el precio al que se ofrece, cerca de CLP $190.000 (USD $285) en Chile y MXN $5499 (USD $269) en México, me cuesta exigirle más, y de hecho, le agradezco hacer las tareas cotidianas de manera estable.

Lo bueno

  • El precio
  • Las fotos
  • El sensor de huellas dactilares
  • Lo fluido del sistema operativo

Lo malo

  • Construcción algo plástica, pero nada grave
  • Los videos
  • Sistema operativo muy parecido a iOS. Podría molestar a algunos
  • La cantidad grotesca de bloatware
  • Se carga m u y  l e n t o

No olviden seguirnos y comentar en Facebook.