LG Gram, un ultrabook demasiado liviano [FW Labs]

LG Gram, un ultrabook demasiado liviano [FW Labs]

LG se la juega con un equipo muy ligero, sin sacrificar demasiadas prestaciones.

Para cierto perfil de usuario que compra un computador portátil, la comodidad es muy importante. Y tanto al punto que ese usuario prefiere desembolsar extra por equipos como los ultrabooks, que entregan un rendimiento superior a la media pero en un formato especial: muy delgados y muy ligeros, cosa que transportarlos en la mochila no sean una penuria.

O como el caso del LG Gram, tan liviano como para levantarlo con una mano como quien levanta el cuaderno.

Especificaciones

Modelo revisado LG Gram 14Z960

  • Pantalla: 14 pulgadas IPS, 1920 x 1080 pixeles
  • Sistema operativo: Windows 10 Home
  • Procesador: Intel Core i5-6200U, cuatro núcleos a 2.3 GHz (turbo hasta 2.8 GHz)
  • GPU: Intel HD Graphics 520
  • RAM: 8 GB (DDR3 1600 MHz)
  • Almacenamiento: 128 GB SSD
  • Batería: 2 celdas de 4400 mAh, 35Wh
  • Puertos: 2 USB 3.0, HDMI, microUSB, ranura microSD
  • Dimensiones: 323.9 x 225.4 x 13.4 mm
  • Peso: 980 gramos

El equipo que nos prestó LG llama la atención de entrada no por su tamaño, sino por su peso. En total sus 920 gramos de peso se notan y mucho al lado de equipos similares, como el MacBook Air de 13 pulgadas que ya es un equipo cómodo de manipular, pero este lo es aún más.

¿Cómo consigue el LG Gram ser tan liviano? La primera impresión es positiva ya que su diseño, si bien muy tradicional en la categoría de netbooks, es bastante elegante utilizando aleación de magnesio, metal utilizado para la construcción de autos y aviones y que es muy resistente a la corrosión. Este material es utilizado en piezas en vehículos livianos como válvulas y engranajes de distribución, bridas, bastidores de cajas de transmisión y embragues, radiadores, accesos de lámparas, carcasas de motores.

FE DE ERRATAS: Producto de un lamentable descuido dijimos en este review que el material del LG Gram era plástico. El material es aleación de magnesio, lo que ayuda a su peso compacto y liviano. En el video también se hace esa mención, lo que es erroneo. Pedimos las disculpas del caso.

Por el contrario, el teclado es bastante cómodo e ideal para personas que pasarán gran parte del día tipeando texto y más texto. Por su parte, el trackpad si bien no es el mejor que hemos visto, no es un desastre ni mucho menos.

En lineas generales, el LG Gram toma las ideas más probadas de los ultrabooks (chasis blanco, borde de pantalla negra) y las replica a lo seguro, lo cual no quiere decir que esté malo ni mucho menos.

La unidad revisada viene con una pantalla de 14 pulgadas, IPS y a resolución máxima de 1920 x 1080. Y a decir verdad, no está nada mal: los colores son vivos y se ve todo muy nítido. En nuestro caso, tuvimos que hacerle algunos pequeños ajustes al tamaño del texto para que la visualización sea más cómoda, pero fue lo único: los videos se ven bastante bien y en el nivel esperable para un equipo de este tipo, que no es exactamente barato.

Lo interesante del caso es que LG asegura que se trata de una pantalla de 14 pulgadas en el cuerpo de un notebook de 13 pulgadas. Por ello, los bordes de la pantalla son bastante pequeños aprovechando al máximo el espacio disponible de manera de cumplir con la premisa de mantener el equipo lo más liviano posible.

Rendimiento

El LG Gram bien pudo venir con un procesador específico para portátiles como la serie Core M, pero en vez de eso LG decidió apostar por un procesador “completo” como el Core i5-6200 Skylake (existe una versión con i7) y que cumple bastante bien con varios tipos de tareas, algunas no tan livianas como la codificación de video.

Antes de nada, es bueno preguntarse ¿para qué sirve el LG Gram? Claramente, un equipo de este estilo va orientado a usuarios más de corte profesional que necesitan movilidad pero sin perder mucho rendimiento respecto a un equipo más “completo” y que además estén dispuestos a pagar un extra.

El Gram tiene un rendimiento bastante bueno para tareas comunes y un poco más. No, no es un equipo para jugar a los títulos más nuevos de Steam (la tarjeta integrada se las pudo a duras penas con un juego no tan exigente como Dota 2), pero si se trata de navegar por internet, usar hojas de cálculo o editar documentos en general y hasta realizar ediciones ligeras de video, el procesador y la memoria (8 GB) cumplen de muy buena forma.

Hablando de usuarios profesionales (o semi), la conectividad es importante y más todavía cuando fresco está el caso de los nuevos MacBook que eliminaron todos los puertos tradicionales de conexión tradicionales. En el LG Gram aquello no es problema gracias a los dos puertos USB 3.0, la salida HDMI, el puerto para audífonos (obligatorio, ya que los parlantes externos son bastante mediocres), puerto microUSB y ranura para microSD que es quizás lo más extraño de todo, ¿por qué no una salida tradicional? De todas maneras, y considerando los precios actuales de las microSD que practicamente todo mundo tiene, no es en realidad un problema. Solo hay que prestar atención a andar siempre con el adaptador correspondiente.

El LG Gram viene desde la caja preparado para funcionar bien y dar las prestaciones necesarias sin hacer muchos compromisos en cuanto a rendimiento. LG además optó por el sentido común y mantuvo el bloatware al mínimo -el mal endémico de los computadores de marca- y gracias a eso no hay que meterle demasiada mano al software antes de empezar a usarlo; Windows 10 corre sin problemas y aún con una pantalla externa conectada vía HDMI a 1080p de resolución, nunca el equipo se puso lento ni sufrió con los típicos cuelgues por falta de RAM.

El equipo en la parte inferior se calienta bastante sobre todo cuando se le exige al máximo. Lo bueno es que eso puede ser una molestia solo al tener el equipo montado sobre el regazo, ya que el teclado no se sobrecalienta demasiado ni molesta a la hora de trabajar con las manos sobre él.

Conclusión: Un muy buen Ultrabook

Cuando se habla de Ultrabooks siempre hay que tomar en cuenta que los equipos no son por lo general baratos y que la comodidad de su formato implica pagar un extra cuya justificación depende de cada usuario.

En el caso del LG Gram, la apuesta es hacer un equipo extremadamente liviano, de buen rendimiento y que compita de tu a tu con exponentes similares de otras marcas. ¿Lo consigue? Sí, aunque está lejos de ser un equipo perfecto y una de sus principales taras es su batería de 4555 mAh que no dura exactamente poco en tareas más triviales (navegar por internet, ver videos, etcétera), pero que al lado de otros modelos similares sí se puede quedar algo corta. Mal que mal, si se apuesta por la movilidad la vida de la batería es un aspecto relevante.

Dejando de lado la batería, el resto de prestaciones del Gram son bastante buenas y tanto así que se convirtió en mi equipo de cabecera durante casi una semana, reemplazando un equipo de especificaciones un poco superiores pero sin que se notara demasiado la diferencia. Es obvio que no usaría este equipo para jugar, pero para ese tipo de tareas existen otros equipos específicamente diseñados. Eso sí: un disco duro externo con este equipo es casi una obligación.

Lo mejor:

  • La relación tamaño/peso es perfecta: el equipo es muy liviano
  • Ofrece un buen rendimiento
  • ¡Incluye todos los puertos necesarios!

Lo peor:

  • La batería podría durar un poco más
  • Ser tan liviano tiene un precio: el equipo se siente un poco débil

El LG Gram con las especificaciones del modelo revisado tiene un precio aproximado en Chile de CLP $800.000 (MXN $24.400).