Accidentes de Uber en Chile generan discusiones sobre conducción y calidad del servicio

Accidentes de Uber en Chile generan discusiones sobre conducción y calidad del servicio

Un auto de la empresa terminó en una piscina producto de una mala maniobra de su conductora.

El jueves pasado, un auto de la empresa Uber caía en la piscina de una casa de Peñalolén, en Santiago de Chile, producto de una mala maniobra de su conductora. El accidente en sí provocó una pequeña polémica entre la marca y los afectados por el hecho, ya que mientras los primeros insistían en sacar el vehículo de la propiedad, los segundos alegaban que, de no presentar los seguros correspondientes, nada se movía del lugar.

Tras un tire y apriete de varios días, la Fiscalía local autorizó a la empresa a retirar los restos del automóvil de la casa, pero el daño ya estaba hecho y el tema ya estaba instalado con sus respectivas preguntas. ¿Cómo es que una estudiante de 20 años llegó a manejar un taxi de Uber? ¿Cómo es que un transporte privado estaba siendo utilizado por la compañía de esta manera?

El Ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, cuestionó el formato argumentando a La Tercera que “la legislación para transportar pasajeros pide una formación profesional, pero en este caso no la hay”, además de que un curso de preparación toma alrededor de 150 horas, algo que otro conductor que protagonizó un accidente similar en la comuna de Providencia -dejando de paso dos muertos- tampoco habría tenido.

La próxima semana se discutirá en el Congreso un proyecto de ley que regula estas prácticas -la cual fue ingresada a comienzos de octubre-, sin embargo los expertos en vialidad apuntan también al tipo de automóviles que estas marcas ocupan, los cuales no serían los adecuados para estos fines, dado que no permiten una buena maniobrabilidad.

A pesar de esto, el director de la Escuela de Ingeniería de la Universidad Diego Portales, Louis de Grange, explicó al medio nacional que “los accidentes se producen casi en un 100% por falla humana. No hay estadísticas que asocien al tipo de auto que usa Uber con los usados por los taxistas”.

Habrá que esperar para ver cómo finaliza este debate en Chile, sin embargo se hace urgente que se legisle para regular este tipo de transportes, que si bien democratizan y apuntan a mejorar el sistema de taxis en la ciudad de Santiago, necesariamente deben preparar y capacitar de mejor manera a sus conductores.

No olviden seguirnos y comentar en Facebook.