Review: Moto Z Play

Review: Moto Z Play

La versión correcta del Moto Z

Cuando haces un teléfono con tantos compromisos como el Moto Z, cuyo W Labs puedes leer aquí, es agradable encontrarse con una versión supuestamente inferior, pero que al final del día hace lo mismo que su hermano caro y en algunas áreas sobresale. Todo por menos dinero.

Este es el Moto Z Play.

Especificaciones

  • Pantalla: Super AMOLED  de 5,5 pulgadas 1080p
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 625
  • Memoria: 3 GB RAM
  • Sistema Operativo: Android Marshmallow  (actualizará a Nougat)
  • Almacenamiento interno: 32 GB con soporte para tarjeta micro SD
  • Cámaras: trasera de 16 MP f/2.0,  frontal de 5 MP f/2.2 con flash LED
  • Batería:  3510 mAh

Diseño con menor atención al detalle

Al igual que su hermano de lujo, contamos una cámara protuberante para hacer calzar los Moto Mods. La gran diferencia en la parte trasera es que el vidrio se siente más plástico y tiene menos atención a los detalles que en el Moto Z, particularmente en las separaciones de la carcasa trasera con el puerto de pines magnéticos.

Su amplia batería hace al teléfono más ancho, provocando que se pierda esa elegancia ganada en el Moto Z, pero que comprometía mucho la autonomía. En este caso el equipo es bastante más ancho y sí tiene puerto de audífonos. No es algo que en lo personal me afecte demasiado, pero este modelo en particular es más fácil de sostener, los bordes son menos filosos y se siente igual de bien construido.

Se carga por medio de USB-C, lo que permite que la batería se llene muy rápido y la transferencia de datos sea casi instantánea. El problema es que si no viajas con tu propio cable, va a ser difícil hoy en día encontrar gente que te pueda prestar uno en caso de emergencia.

El punto que me molesta en demasía es la ubicación del lector de huellas dactilares, empotrado en la parte frontal baja, cuadrado y rompiendo el diseño. Además no es más que un lector. Se confunde muy fácilmente con el botón de inicio y eso es profundamente molesto. A su favor, funciona de manera perfecta, como ha sido la costumbre con los sensores de Lenovo este año.

Al ser un equipo con más cuerpo, los botones laterales tienen mayor sensación táctil y son menos confundibles entre sí. Sigue siendo extraño — para mi tipo de uso — que los controladores de volumen estén ubicados inmediatamente encima del de apagado, a pesar de que este último esté texturizado.

La pantalla sufre un poco más bajo plena luz, pero nada muy terrible. No cuenta con la mejor resolución que hemos visto, es solo 1080p, pero para la mayoría de las personas será más que suficiente.

Rendimiento destacable

Bajo el uso intenso que le doy a los celulares, el Moto Z Play jamás me dio cuelgues y la experiencia fue muy fluida, a pesar de contar con un procesador menor que el del Moto Z. El sistema operativo es limpio, y aunque algo aburrido, debe ayudar a que la experiencia de uso sea tan agradable. Pero el punto más destacable, por paliza, es la duración de la batería: 10 horas de pantalla encendida, cerca de 2 días completos de uso. De momento, el equipo en el que más confiaría en caso de emergencia.

Por cierto, todos los Moto Mods funcionan igual en este teléfono: encajas y listo, a usarse. Dentro del bundle nos encontramos con un Mod de lona para darle más agarre al equipo, pero que sufre de lo mismo que la tapa de cuero: tiende a moverse pendularmente en la parte baja, es muy sutil, pero una vez que te das cuenta, no lo puedes dejar ir. También nos dan el Soundboost JBL, que a pesar de funcionar solo con la familia Moto Z, he aprendido a querer y me he visto usándolo en más situaciones de la vida diaria, al contrario del proyector, que acumula polvo.

Fotografías: no tan buenas pero cumplen

Tal como dije en el review del Moto Z, este modelo también tiende a saturar los colores y procesar muchísimo las texturas para esconder sus falencias. Probablemente para la mayoría de la gente esté bien la calidad, pero aquí somos muy fijados, y en comparación a los equipos con los que quiere competir, no tiene por dónde. Por otro lado, la cámara frontal tiene un agradable gran angular y tiende a tratar bien el color. Además cuenta con flash, porque sabemos que sacarte selfies en la oscuridad es tu pasión.

 

 

Video


Conclusión: ahora sí que sí

Muchos de los compromisos que teníamos con el Moto Z aquí se fueron solucionando, como la duración de la batería y el puerto de audífonos. Es un gama media alta donde, donde su precio justifica el querer jugar con los Moto Mods, ya que incluye el mejor de todos en la caja (JBL Soundboost) por un precio, en prepago, que te permite seguir explorando otras opciones de Mods. En Chile cuesta CLP $545.000  (USD $837) en prepago. Es algo elevado, pero son CLP $105.000 menos comparado con su hermano mayor que está lleno de compromisos.

Bajo ese costo, yo sí consideraría esta entretenida opción y concepto. Quizás lo único que me eche para atrás sea el procesador, que no corre tan rápido y no es el mejor en aplicaciones exigentes como juegos en 3D, pero su manejo de la batería es tan bueno, que le perdono absolutamente todo.

En México puede adquirirse en la página de Motorola.mx a un precio de MXN $9,990 (USD $502) pero no incluye el parlante JBL. Si quieres adquirirlo por separado, este tiene un costo de MXN $2000 (USD $100).

Lo bueno

  • Duración de la batería fuera de serie
  • Viene incluido el mejor Moto Mod
  • Android casi puro

Lo malo

  • Sigue siendo demasiado caro
  • La cámara no es buena para el precio del equipo