Review: Apple Watch Series 2

Review: Apple Watch Series 2

Ahora sí estamos hablando.

Siempre me ha sido complejo hablar de dispositivos vestibles, y es que su utilidad se ha visto en boga gracias a algunos años complejos en donde la tecnología estaba ahí para mostrarnos que era posible, pero su ejecución era muy pobre y dejaba mucho que desear. Es el famoso “mal de la primera generación”, lo sufrió el iPad y el iPhone, productos que hoy damos por sentado que tienen su público y les va bien. Han ido a la baja, pero es el último año después de muchos consecutivos de éxito creciente.

Probablemente el Apple Watch sufría de prometer muchas cosas y no cumplir ninguna de manera realmente eficiente -tuve el primero desde su lanzamiento y fue muy decepcionante- pero ahora todas esas promesas funcionan, y vaya que tengo mucho que decir al respecto, porque spoiler: ahora el reloj de Apple es increíble, y a continuación te contaré por qué.

Todo es rendimiento

En su principio el Apple Watch era un desastre, las aplicaciones tardaban hasta tres minutos en ejecutarse, se quedaba pegado, elegía cuando mostrar o no las notificaciones y además se reiniciaba. Créanme, no se demoraba poco en prenderse otra vez. La gracia de este dispositivo es que lo lleves puesto siempre que puedas, eso es esencial, ya que los datos recolectados te sirven para conocer más sobre tus hábitos de salud, además de agregarle “gamificación” (convertir en un juego actividades comunes) al aspecto fitness. 

Más adelante ahondaré en ese aspecto, pero el punto de esto es que como dispositivo en general anda rápido, no se cuelga, no se reinicia, el sistema operativo WatchOS 3 tiene muchísimo más sentido que las primeras dos versiones, ahora se entiende cómo ejecutar una acción de forma intuitiva y rápida. El tema de que el Series 1 y Series 2, los modelos lanzados este año tengan un nuevo procesador ayuda mucho a que la experiencia sea fluida, algo esencial en un dispositivo que se supone no debe quitarte mucho tiempo y darte toda la información posible en un espacio limitado tanto físico como de tiempo.

Construcción y resistencia al agua

Ahora el Apple Watch es más grueso, y es que incorpora GPS, algo esencial para salir a correr o andar en bicicleta dejando el teléfono en casa y tiene más batería, lo que considero como un componente esencial. Además ahora es resistente al agua hasta 50 metros, lo que me permite por primera vez medir el ejercicio en la piscina de forma consistente, y con la ayuda del GPS saber un montón de datos que me son útiles para mejorar mi rendimiento.

Hay un fenómeno llamado el “momento Apple”, donde ves una característica entretenida por primera vez y te preguntas cómo nadie no lo hizo antes si era tan obvio. Tuve ese momento con el sistema de eyección de agua al terminar de entrenar, donde a través de una serie de sonidos bota el agua que está dentro del reloj. La primera vez que lo vi le compré todo el discurso a Apple sobre el “es simplemente magia”.

¡Arriba, gordo!

El dispositivo, si tú lo quieres, te recuerda levantarte de vez en cuando, un minuto por hora. También cumplir con un mínimo de 30 minutos de ejercicio al día y un número X de calorías quemadas. Este “juego” que llega a obsesionar, porque lo único que quieres es completar esas malditas argollas ahora es más viciante… puedes competir con tus amigos que también tienen Apple Watch y mandarse mensajes de odio apoyo cuando completan un entrenamiento o cuando sobrepasan tus números. Esta ludificación de los buenos hábitos ha sido esencial para mí en mi positiva mirada hacia este producto, ya que efectivamente he estado mejor y es gracias al Apple Watch.

También, aunque suene estúpido, te recuerda tomarte un minuto (o más) para respirar, donde el reloj con su bien logrado motor háptico te índica cuando inhalar y cuando exhalar. Puede sonar extraño, pero que de vez en cuando te recuerden darte una pausa y respirar pausadamente ayuda un montón para llevar un mejor estilo de vida, y si no fuera por este dispositivo probablemente me olvidaría. Mi calidad de vida ha mejorado y esas no son palabras menores.

¿Con qué nos quedamos?

Después de probar cada vestible existente y perder la fe en que estos podían servir para algo llegó el Apple Watch Series 2. Miro menos mi teléfono y la batería me dura más. Sé qué notificaciones atender al instante y cuáles pueden esperar; físicamente me siento mejor y estoy más consciente sobre mi cuerpo. Honestamente si no fuera porque funciona exclusivamente con iPhone, este sería el dispositivo vestible perfecto. Sé que hay muchas cosas que deben mejorar y que probablemente lo hagan con el tiempo y en versiones posteriores, como más independencia del teléfono, mejor duración de batería, aún mejor brillo de pantalla. Lo bueno es que sabemos que llegarán. Si puedo encontrar un gran defecto en este dispositivo, es que se lo debo devolver a Apple pronto y no quiero.

Lo bueno

  • Sistema operativo con sentido
  • Resistencia al agua
  • GPS incorporado
  • Rapidez
  • Duración de la batería (2 días) dado todo lo que ofrece

Lo malo

  • Precio elevado
  • Funciona solo con iPhone