Review: Alcatel Idol 4

Review: Alcatel Idol 4

Realidad Virtual para todos.

El caso del Alcatel Idol 4 es medio curioso. Cuando se anunciaron las dos versiones (Idol 4 y Idol 4S) se mencionó específicamente que la más potente de las dos -el 4S- tendría Realidad Virtual desde la caja. Aún así, para su lanzamiento en Latinoamérica Alcatel se la jugó por traer la edición más económica del equipo pero agregarle el visor y las opciones de VR igual porque que más da.

Y lo cierto es que la jugada les resultó. El Idol 4 es un excelente equipo de gama media, más allá de los agregados que traiga.

Especificaciones

  • Pantalla: 5.2 pulgadas a 1920 x 1080, IPS
  • Procesador: Snapdragon 617
  • RAM: 2GB (3 GB)
  • Sistema Operativo: Android 6.0.1 Marshmallow
  • Almacenamiento: 16 GB, expandible con ranura microSD
  • Cámara: trasera de 13 megapixeles, frontal de 8 megapixeles
  • Batería: 2610 mAh

Diseño simple, pero con buenos detalles

El Idol 4 tiene un diseño sencillo. Alcatel no modificó mucho lo que venía haciendo con los otros Idol pero sí se preocupó de agregar/mantener detalles estéticos y funcionales que le dan un punto de diferenciación respecto a otros terminales de su misma especie.

Los parlantes externos son uno de esos detalles. Y es que a diferencia de la mayoría de equipos que incluyen solo uno o con suerte dos, el Idol 4 trae cuatro bocinas externas con tecnología de JBL que suenan bastante bien. No, no son parlantes externos de potencia desmesurada pero sí suenan bastante mejor que el parlante tradicional de un teléfono; el sonido es super claro en general, los agudos no se escuchan como chillidos y las frecuencias graves se distinguen perfectamente.

Lo de JBL se extiende también a los audífonos que al menos tienen la marca en el plástico. Esos audífonos no son la gran maravilla pero comprobé que suenan un poquito mejor que el original. Y traen un set de gomas de repuesto, para cuando alguna se pierda o se ensucie de forma irremediable.

Un detalle curioso del equipo es la posición del botón de encendido, en la parte izquierda de la pantalla y no a la derecha. En la posición tradicional está el BoomKey, un botón multiuso configurable con varias opciones: puede servir para activar la cámara, para sacar una foto, para abrir una aplicación o bien para encender la pantalla. Las opciones son varias y es cuestión de entrar a la configuración y ver que es lo más cómodo.

El Idol 4 es un equipo firme y que al tomarlo en la mano se siente con un buen peso; no parece para nada un equipo barato e incluso sorprendió a más de alguna persona que lo tomó y supo que era de Alcatel. La marca tiene su reputación ganada, supongo.

Un gama media de buen rendimiento

Hace unos años la gama media mutó y pasó de equipos que funcionaban de forma deficiente a teléfonos con buen rendimiento y que en el uso general no tienen mucho que envidiarle a modelos de gama alta. El Idol 4 cae en esa categoría: el teléfono es rápido en las tareas más básicas y no hay que estar peleando con la interfaz para moverse por aplicaciones o pantallas. Si bien terminé instalando Google Now igual, la capa de personalización de Alcatel no es para nada invasiva y más allá de algunas aplicaciones extra (juegos, principalmente), no hay nada en el equipo que lo haga ponerse lento por defecto.

Este detalle me parece importante, en mi caso porque que uso durante el día aplicaciones que se están actualizando siempre con datos en tiempo real (Analytics y gestores de redes sociales). En el caso de este teléfono en particular, me preocupé además de llenarlo de juegos y aplicaciones para Realidad Virtual y no tuve ningún problema de memoria ni los típicos avisos de Android de “le queda poco almacenamiento”.

Básicamente: bajé todo lo que pude, dejé apenas 2 GB libres de los 16 del equipo (y sin ponerle una SD porque vivo al límite) y el Idol 4 respondió bien. Claro, las cosas pueden cambiar con meses de uso -regla general de todos los teléfonos- pero de buenas a primeras el equipo deja una excelente impresión.

¿Y las fotos, cómo quedan?

La respuesta a esa pregunta se responde con un simple “bien”. Decir que no es la mejor cámara es una obviedad porque no es un teléfono de gama alta, pero tampoco está tan lejos de lo que consiguen móviles más caros.

Las fotos quedan bien en general y obviamente a mayor cantidad de luz natural mejores son los resultados. En ambientes más oscuros las fotos quedan bastante más sucias, pero con flash todo mejora un poco.

Idol 4

En el caso del video, a 720p me parece que se ven más borrosos de lo que debiera:

Embutido como un modo de la cámara está la opción de Fyuse, que en realidad es una aplicación que permite crear fotos “tridimensionales” que se pueden mover girando el teléfono. Fyuse no es más que una curiosidad y de hecho está disponible en Play Store para cualquier teléfono, pero se trata de otro detalle incluido por Alcatel que suma de cara a la valoración final.

Imagen capturada con Fyuse

Realidad Virtual para todos

Publicitariamente hablando, Alcatel le ha metido con todo a la Realidad Virtual. La apuesta de la marca es que la VR sea para todos y no solo para quienes compren equipos de gama alta con visores costosos y para ello implementan una plataforma muy sencilla, pero bien funcional.

Como mencioné antes, en el papel solo el Idol 4S estaba “preparado” para la VR pero en el caso del Idol 4 con sus prestaciones más modestas, la plataforma igual da resultados aceptables. Alcaltel creó su propia “tienda” de aplicaciones en 3D donde enlazan a juegos y otras aplicaciones de la App Store, la mayoría funcionando a un nivel aceptable.

Es bueno recalcar también que a día de hoy los juegos en VR para móviles son poco más que demos técnicas, por lo cual la oferta por ese lado puede variar dependiendo de los gustos del usuario. En cambio, por el lado del video en 360° sí hay bastante más variedad y el aparato hace un excelente trabajo mostrando las posibilidades de la Realidad Virtual a usuarios que nunca lo han visto antes y que tienen curiosidad por saber como funciona.

La plataforma de Alcatel en ese sentido es modesta, pero funcional. Y de alguna manera hace cuestionar lo que ofrecen otras marcas con plataformas más complejas donde la experiencia puede estar más pulida pero no mucho mucho más variada en cuanto a contenido.

Conclusión: Uno de los mejores en su rango

Dejando de lado los extras, el Alcatel Idol 4 es uno de los mejores modelos que hay hoy dentro de su “clase media”. Partiendo por su precio: en Chile se puede conseguir por CLP $199.990 aproximadamente y al ponerlo lado a lado con modelos similares, el Idol 4 viene con detalles importantes en su diseño que cargan la balanza hacia su lado.

El único pequeño gran “pero” del Idol 4 es la batería. O mejor dicho, su duración. En condiciones normales de uso (prendiéndolo en el metro, con Wi-Fi activado todo el día y usando constantemente Facebook, Analytics y redes sociales) no me aguantó más de una jornada de 12 horas con una sola carga. La comparativa es injusta, pero mi teléfono de todos los días es uno cuya batería es inferior en cuanto a miliamperes. Y la carga dura el doble.

Creo que Alcatel debió (y pudo) haber hecho algo más en ese apartado, pero asumo que es el precio a pagar por un teléfono con las prestaciones del Idol 4. Al menos todo lo demás funciona a excelente nivel, desde la calidad de la pantalla hasta las fotos, el buen rendimiento del equipo, los extras que vienen en la caja (capa protectora de pantalla, carcasa) y por supuesto, el visor de Realidad Virtual que no cuesta nada extra y es para todos los que compren el teléfono.

A modo de conclusión, es justo decir que el Idol 4 es como un underdog: probablemente pocos pensaban que Alcatel sería capaz de sacar uno de los terminales de gama media más interesantes del mercado. Pero lo hicieron. Yo al menos, lo recomendaría sin muchos reparos.

Lo mejor:

  • Excelente rendimiento en general
  • Construcción muy sólida
  • Buenos accesorios y Realidad Virtual a un muy buen precio

Lo peor:

  • La duración de la batería