La caca, el combustible del mañana

La caca, el combustible del mañana

Científicos logran replicar con popó el proceso con el que la tierra crea el petróleo.

Durante años la ciencia ha jugado con la idea de poder transformar nuestra caca en energía renovable y ahora estaríamos más cerca a ello que nunca gracias a nueva tecnología que se está utilizando en Estados Unidos, la que transforma nuestros desechos en crudo y que puede refinarse para conseguir combustible.

¿Como funciona? En palabras sencillas los científicos de la Pacific Northwest National Laboratory (PNNL), miembros del Departamento de Energía de los Estados Unidos, lograron replicar artificialmente el proceso similar al que realiza la tierra para formar el petróleo, solo que a diferencia de la materia orgánica que utiliza el planeta acá se utiliza nuestra caca.

Nuestros depósitos pasan por un proceso llamado “licuado hidrotermal” donde la masa de nuestras cacas se calienta a 343 grados celsius mientras se le aplica presión a 1,3 toneladas por metro cuadrado. El resultado es un biocrudo que puede refinarse como el crudo convencional y obtener combustible.

Si bien no es primera vez que se intenta hacer algo útil de nuestro popó, los científicos tras el proyecto están confiados en que tiene el potencial necesario para hacerlo completamente viable y lo consideran muy eficiente. Hasta ahora la inversión del gobierno estadounidense ha sido de USD $7 millones y se espera que tan pronto como el 2018 se pueda abrir una planta de pruebas en Vancouver.

Hay que tener en consideración que este método también genera emisiones de gas carbono dañinas para el planeta, pero es una gran alternativa a tener que seguir dependiendo del combustible fósil tradicional y destruir más nuestro planeta.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.