Filial de baterías de Samsung enfrenta un futuro incierto por culpa del Note 7

Filial de baterías de Samsung enfrenta un futuro incierto por culpa del Note 7

Samsung SDI tendría problemas en encontrar nuevos clientes.

Samsung SDI no la está pasando bien. Luego de las explosiones repentinas del Galaxy Note 7 que lo obligaron a desaparecer del mercado, la filial de baterías de Samsung ha perdido más de una quinta parte de su valor de mercado. Lo peor es que la mala reputación le impediría captar nuevos clientes en otros mercados ajenos a los smartphones.

Samsung SDI, formada en conjunto con la japonesa NEC en los años setenta, tiene en sus filas a clientes como Apple y busca expandirse a mercados como los automóviles eléctricos y depósitos de energía renovable. A pesar que el problema del Note 7 solo concierne a teléfonos, algunos clientes potenciales de otras industrias se muestran preocupados.

Si bien SDI no fue culpable al 100% de esto ya que las baterías producidas por otro proveedor chino también explotaron, fueron los primeros en ser señalados. Un empleado de la compañía aseguró a Reuters que luego de los primeros incidentes fueron contactados por Apple. La empresa de Cupertino quería asegurarse que sus baterías no correrían la misma suerte.

Otro empleado dice que el incidente fue vergonzoso. En SDI pensaron que podrían controlar todos los aspectos de fabricación pero resultó que no. La petición de una batería de mayor duración los hizo enfocar todos sus esfuerzos en esto, descuidando otros factores clave, como la seguridad.

SDI reportó el doble de pérdidas durante el tercer trimestre, comparado con el mismo periodo del 2015.