Estudio afirma que el 40% prefiere seguridad en sus datos a tener sexo

Estudio afirma que el 40% prefiere seguridad en sus datos a tener sexo

Para muchos el placer sexual pasa a segundo plano si existe la amenaza de que roben sus datos.

Todos tienen algo que esconder, John McAfee lo sabe y el guionista de Shut Up and Dance, ese perturbador episodio de Black Mirror también. De hecho parece que la comunidad se ha visto afectada por dicha serie y ahora han cambiado el orden de sus prioridades, donde la protección de su información personal es más importante que… el sexo.

De acuerdo con un nuevo estudio organizado por Dashlane, la herramienta de gestión y protección de contraseñas, uno de cada cuatro encuestados, o el 39% de la población total de la investigación, afirma que prefiere tener una vida totalmente célibe por un año, si eso les asegura que su información personal estará protegida de hackeos, robos de identidad y extorsiones.

En otras palabras, prefieren no tener ninguna clase de actividad sexual, real o virtual, si eso garantiza que nadie se meterá con sus datos personales (y su historial de navegación, muy probablemente). Emmanuel Schalit, CEO de Dashlane, declara en entrevista con Digital Trends lo que para él reflejan estos datos:

Estos datos de la encuesta ponen en relieve una tendencia desafortunada, con brechas que nos suceden a todos, desde empresas y celebridades hasta los consumidores: la gente sigue utilizando contraseñas riesgosas.

La naturaleza de la seguridad en línea ha cambiado dramáticamente. Hace cinco o diez años, la seguridad cibernética se trataba de proteger a los dispositivos con un software antivirus.

Hoy en día, los datos no están en nuestros dispositivos, sino en la nube  y la mejor línea de defensa que tenemos para proteger esos datos son las contraseñas.

El estudio se realizó entre 2.000 residentes de Estados Unidos, donde el grupo más inclinado al celibato fue el de las mujeres, con un 44% optando por esta alternativa. En el caso de los hombres sólo el 34% consideró factible la abstinencia.

Vivimos días vulnerables. ¿Lo suficiente como para ese sacrificio?

Sígannos y comenten en Facebook.