Dragon Quest Builders [NB Labs]

Dragon Quest Builders [NB Labs]

Mucho más que un simple clon de Minecraft.

Cuando se anunció Dragon Quest Builders todos pensamos que sería un simple clon de Minecraft sin mucho más que ofrecer, pero nos hemos encontrado con un título bastante divertido y adictivo que se siente original ya que aunque está basado en el popular título de Mojang cuenta con diferencias que le dan un toque único y que funcionan perfectamente en el bello mundo de Dragon Quest.

Y es que no es solo un sandbox donde hay que construir, en Dragon Quest Builders se sigue una historia y los jugadores saben que hay un propósito final, lo que otorga motivación.

De regreso a Alefgard

La premisa es sencilla, nos encontramos en un mundo alterno que nos muestra lo que hubiera pasado si en el Dragon Quest original el héroe no hubiera derrotado a Dragonlord y en lugar de eso hubiera hecho un trato con él. Eso provocó un caos y sumergió al planeta en oscuridad donde los pocos sobrevivientes perdieron la habilidad de creación y viven mediante el reciclaje de lo que resta en las ruinas.

De esta manera el protagonista es un personaje que al inicio no es un héroe pero que tiene la capacidad de crear objetos, y guiado por un poderoso espíritu tendrá la meta de reconstuir el mundo y regresarlo a su estado normal.

Comenzamos controlando al personaje con el nombre y género que los jugadores deseen, primeramente aprendiendo cómo fabricar algunas de las cosas más sencillas, que podrán ser para construir, para curar y para comer, y en donde de entrada habrá que crear una pequeña vivienda de dos bloques de altura y requerimientos muy sencillos. Lo interesante es que esta podrá seguir creciendo hasta convertirse en un pueblo y hasta en una completa ciudad. Cabe señalar que las construcciones no serán tan libres como en el título de Mojang ya que hay que seguir el esquema que se requiera o solicite.

Para poder construir los jugadores tendrán que explorar para encontrar elementos y aprender recetas, pero además descubrirán misiones secundarias y personajes para interactuar que ofrecerán experiencia. Esto sin olvidar que también hay enemigos merodeando que podrán enfrentar con un sencillo pero sólido sistema de combate en tiempo real que nos recuerda a títulos clásicos de Zelda, con ataques con armas como espadas y algunas sorpresas, aunque para algunos podría resultar demasiado sencillo.

Mundo Semi-Abierto

A diferencia de Minecraft, en Builders el mundo es semi-abierto y los jugadores tendrán que ir abriendo áreas, que por cierto para transportarse entre ellas se utilizan unos portales que facilitan ese proceso de tener que viajar. El que haya objetivos lo hace más lineal, y personalmente me parece que es una mejor elección el uso de perspectiva en tercera persona.

No cuenta con multijugador o modo cooperativo como tal, pero al completar un capítulo se puede acceder a áreas que permite construir sin ataduras y de hecho es posible cargar esas creaciones para que la comunidad pueda interactuar con ellas. Igualmente se desbloqueará una arena para combatir enemigos y poder ganar ciertos artículos.

Personajes adorables y sensacional banda sonora

Como pueden ver en el tráiler de lanzamiento y en las imágenes, este título cuenta con un apartado visual muy típico de la serie con gran colorido y adorables personajes chibi con su característico estilo artístico de Akira Toriyama. Eso si, no esperen nada espectacular ya que los entornos son simples y obviamente ofrecen una sensación de estar en un título de 8-bits modernizado.

Igualmente el audio es bastante bueno ya que la música es grandiosa, si son fans de la franquicia quedarán encantados ya que la banda sonora está armada de temas clásicos remezclados. Tal vez hubiera sido perfecto si se hubieran incluido algunos temas originales, pero aún así sigue destacando por su calidad.

Conclusión

Tomando como base la jugabilidad de construcción de Minecraft, Square Enix nos sorprendió al crear un título adictivo que tiene su propia identidad al combinar elementos de RPG de acción con el encanto de la serie Dragon Quest. No se siente repetitivo ya que cada capítulo cambia y ofrece una experiencia diferente, y con sus mecánicas sólidas, excelente control y el hecho de que haya una meta nos da motivos para seguir jugando por muchas horas, e incluso con gran valor de rejugabilidad.

Tal vez no ofrece tanta libertad, su sistema de combate es demasiado sencillo y es básicamente un título para un jugador, pero puede ser disfrutado por toda clase de jugadores como una experiencia adictiva y divertida, sin complicaciones ya que cada capítulo es como comenzar una nueva aventura y el personaje no sube de nivel, pero aún así uno logra percibir la progresión con acciones.

Versión de PS4 analizada, copia de revisión facilitada por Square Enix