Por qué Jason Bourne es una película necesaria para la comunidad web

Por qué Jason Bourne es una película necesaria para la comunidad web

SIN SPOILERS: compartimos una opinión sobre los motivos para no perderse esta cinta, más allá de sus secuencias de acción.

Son desconcertantes los plazos de la memoria. Jason Bourne fue estrenada hace un par de semanas en diversas regiones de América Latina y otros mercados internacionales, sin ser un éxito rotundo de taquilla pero con muy pocas personas hablando de un factor auténticamente trascendente de la película.

Desde el momento de su lanzamiento la reacción de la crítica ha sido un tanto mixta, donde la “falla” más constante que se le atribuye es que se trata de una película de Jason Bourne, sin nada fuera de la fórmula que ellos mismos instauraron y que reinventó incluso a James Bond.

La cuestión aquí es que Jason Bourne aborda algunos puntos que pueden parecer paranoicos, pero que, basados en los antecedentes de las películas pasadas no resultan tan desproporcionados.

The Bourne Identity a 14 años de su estreno

¿Han vuelto a ver la trilogía original de Bourne? En particular The Bourne Identity. Por el año 2002, cuando fue estrenado el filme se planteaba un universo tecnológico, donde el grado de intervención del gobierno y la NSA sobre la sociedad era tan grande y compleja que se antojaba como material de ciencia ficción.

Pero si se ven las películas hoy en día, a casi 15 años de su estreno, encontramos que en realidad el mundo de estos filmes está muy emparentado con todas las filtraciones reales que ahora se han hecho públicas gracias a los esfuerzos de Edward Snowden, Wikileaks y Assange.

A pesar de haber sido consideradas como simples películas de acción, la trilogía original de Bourne resultó protética en temas delicados como la libertad de expresión, la manipulación de los medios, el espionaje a civiles y la violación a la privacidad de los ciudadanos.

Jason Bourne apuesta por actualizar estos temas, nuevamente su abordaje suena disparatado, como hace años, y sus matices son preocupantes.

Jason Bourne vs. Sundar Pichai

La nueva cinta de Jason Bourne no se muestra ajena a la realidad contemporánea. Ubica al héroe en los días actuales, con geoposicionamiento en tiempo real, satélites que pueden usados en aras de la seguridad nacional, metadatos como herramientas de intervención y el uso de plataformas sociales como un arma.

Sin profundizar en detalles de la trama, Jason Bourne vuelve a  plantear un escenario que se antoja exagerado, paranoide, intangible. Pero a su vez se revive esta sensación de la primera cinta.

SPOILER:  Pensar en la posibilidad de que personajes como Mark Zuckerberg, Sundar Pichai o Tim Cook estén sentados en la misma mesa que los líderes de las agencias de seguridad para aprovechar la información generada por los usuarios de redes sociales es escalofriante. Pero es una idea en total sintonía con lo profetizado en The Bourne Identity.   FIN DEL SPOILER.

La incógnita ahora es si dentro de una década resultará que efectivamente Jason  Bourne no estaba tan equivocado.

Por lo pronto quedan los últimos días de su pase por las salas de cine, y valdría la pena considerarla para verla y analizarla desde esta perspectiva.

Es un tema de gran relevancia, que al menos por ahora se mantiene en el terreno oficial de la ficción.

Bajo tal punto de vista, Jason Bourne es prácticamente una película necesaria.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.