Mujer demanda a compañía de juguetes sexuales por espionaje

Mujer demanda a compañía de juguetes sexuales por espionaje

Porque la "Internet de las cosas" puede incomodarte incluso en la intimidad

La Internet de las Cosas es un concepto con el cual quizás muchos no estén de acuerdo, pero es algo con lo que debemos empezar a convivir cada día más y más. El auto, televisor, lavadora, refrigerador, hoy prácticamente todos los productos nuevos en el mercado tienen alguna suerte de conexión a internet trabajando en conjunto con una aplicación en el smartphone.

Incluso, los juguetes sexuales.

Un mujer anónima bajo las siglas de NP ha realizado una demanda colectiva contra la empresa creadora de We-Vibe, Standard Innovation, fabricante de juguetes sexuales “inteligentes”, luego de que se descubriera que la aplicación utilizada registra exactamente como sus usuarios se masturban y transmiten dicha información, junto con otros datos personales, de regreso a la compañía.

El truco está en que necesitas crearte una cuenta para acceder a la mayoría de funcionalidades del dispositivo (un clásico), dándote acceso a un listado de diversos tipos de vibración, todo asociado a una cuenta de usuario. Esa información sería enviada a los servidores de We-Vibe y eso es lo que ha causado la preocupación por la privacidad, ya que literalmente saben como un usuario cualquiera le gusta más masturbarse.

La demandante dijo que desconocía que el dispositivo We-Vibe era capaz de hacer esto y que solo lo descubrió cuando un grupo de investigadores lo dio a conocer durante una conferencia de hacking durante el invierno recién pasado. Standard Innovations rápidamente salió a defenderse, asegurando que la recolección de datos está dentro de los términos de servicio a los que uno acepta al usar el producto y que la mayoría de los datos eran anónimos.

Aún así, accedieron a que los consumidores se puedan salir del “programa de seguimiento” y comentaron que hasta ahora no han sabido de instancia alguna donde se haya comprometido la privacidad de sus usuarios.

Sin duda el hecho de que con la Internet de las Cosas se pueda “espiar” en todo momento es algo a lo que muchos deben estar acostumbrados con tanto gadget en sus vidas, sin embargo no creemos que quieran que alguien más tenga datos métricos de tus preferencias sexuales -aún bajo la promesa de anonimato- sobre todo en un mundo las bases de datos se hackean y se filtran prácticamente todos los días.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.