Mafia III a primera vista

Mafia III a primera vista

Lo jugamos, nos prohibieron contarles la historia, pero podemos decirles que lo que se viene es muy divertido.

Hace unos días tuvimos la oportunidad de visitar las oficinas de 2K Games en Novato, California. El pretexto no era otro, sino jugar largo y tendido algunos de los juegos que están próximos a salir como el que nos toca en esta ocasión Mafia III.

La serie de Mafia, sin convertirse en un gran éxito hiper masivo, tiene sus adeptos. En esta tercera entrega parece que los chicos de Hangar 13 se han puesto las pilas para ofrecernos toda una experiencia de juego, con una narrativa por demás interesante.

Unos valores de producción muy altos

Sabemos, de entrada, que es un juego donde la violencia es la voz mandante y en esta ocasión las acciones se desarrollan en New Bordeaux, que no es sino una recreación de la mítica Nueva Orleans. Además, la época en la que se desarrolla la historia data de 1968.

Es justo aquí donde tenemos que hacer una pausa. La manera en la que nos cuentan los hechos nos remiten a una película de cine de los 1970s. Ciertos personajes clave van contando los hechos en tiempos más modernos, de lo sucedido durante 1968. La manera de ir y venir, entre flashbacks y acción, logran adentrarnos en la historia y en lo que está por venir. Además, logramos conectarnos con nuestro personaje, Lincoln Clay, haciendo que sintamos empatía por él, a pesar de que las circunstancias lo llevaron por el camino de la delincuencia.

La recreación de esta Nueva Orleans ficticia está cuidada al más mínimo detalle donde parece que estamos más frente a una producción cinematográfica que de videojuegos. Los personajes logran actuaciones convincentes, y recomendamos quedarse con las voces en inglés originales y colocarle subtítulos, en lugar de usar las voces dobladas al castellano.

Mención aparte merece el soundtrack. 2K Games tuvo que haberse gastado una millonada en las licencias de las canciones, pues encontramos canciones emblemáticas de la época que no sólo podemos elegir cuando estemos frente al volante y cambiando de estación, al más puro estilo de Grand Theft Auto, sino que son parte importante de la narrativa. De hecho todavía resuena en mi cabeza Paint in Black de los Rolling Stones… y seguro ustedes lo harán cuando jueguen la versión final.

Una experiencia de juego sólida

Durante nuestra visita a 2K Games, estuvimos casi un día entero dedicado a este juego. Más que suficiente para saber lo que nos espera el 7 de octubre que esté disponible. Es así que, durante la primer parte de nuestra sesión, podemos decir que la introducción dura de 2 a 3 horas. Que, por cierto, se pasan volando y logran engancharnos en la entramada historia de violencia, drogas, prostitución, traición y redención.

Las comparaciones con Grand Theft Auto son inevitables. Pues en Mafia III contamos con un sistema de combate mano a mano, con distintas armas de fuego, un mundo abierto con la posibilidad de recorrerlo a pie o en autos (que podemos robar), y policias por doquier esperando capturarnos si nos descuidamos.

Me pareció que el sistema de juego no arriesga, se va a a lo seguro y eso está bien. El combate mano a mano ha mejorado con respecto a los Mafia anteriores y puedes ser tan violento y ruidoso como lo desees, o llegar en sigilo y realizar asesinatos sin ser detectado. Por alguna razón, preferí no ser detectado y eliminar a mis enemigos de a poco, aunque implica más tiempo.

Por supuesto, cuando eso resulta imposible, Lincoln puede cargar dos armas de fuego -además de un cuchillo- bombas molotov, entre otras amenidades. El sistema de disparos puede configurarse para que apuntar sea totalmente manual, o con dos niveles de asistencia y moverse entre objetos y cubrirse del fuego enemigo es relativamente fácil de recordar y ejecutar. Eso no quiere decir que sea fácil lograr las diferentes misiones, pero cuando menos el control responde bien y la cámara no representó un problema, sino lo contrario.

Finalmente, en ciertas misiones ya más avanzado el juegom es posible llamar por refuerzos, por el camión que vende armas de dudosa procedencia, y demás cosas que cuestan dinero. Ese dinero lo vamos obteniendo como recompensas, pero también podemos robarlo de nuestros enemigos.

Al volante

Como es costumbre en este tipo de juegos de mundo abierto, moverse en una ciudad tan grande, dividida en distritos, requiere de cuatro llantas. La gran mayoría de los autos que manejé eran robados… por mi. El sistema de conducción es bastante bueno y permite tener buen control del auto. El sonido del motor es un bonito aderezo al soundtrack.

La gente de la ciudad va de un lado para otro, con muy poca interacción. A menos que nos vean robando un auto, en donde corren a una cabina telefónica para llamar a la policía, a menos que nos pongamos en su camino. Pero si logran llamar, o si tenemos un manejo inapropiado, éstos van con todo: disparan primero, preguntan después. Para quitarse a los azules, lo mejor es perderlos, salir de la zona de búsqueda y esperar a que dejen de buscarnos.

Definitivamente a tenerlo en mente

Mafia III es un juego enorme, bien escrito y producido. La experiencia de juego no es la más innovadora, pero lo que hace, lo ejecuta muy bien. Y la historia te dejará picado. Vaya, tiene los ingredientes correctos, en las cantidades adecuadas, para convertirse en un hit que logre proporcionarnos varias horas de sana diversión.

Me parece que, a veces, no necesitamos juegos que prometan revolucionar la forma en que jugamos *cough* No Man’s Sky *cough*, sino uno que logre meternos en la historia, en el personaje, en la ambientación para que, cuando dejemos el control, nos vayamos con una gran sonrisa en nuestras caras. Mafia III promete eso.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.