Predicen fecha de fin de población japonesa a causa de sus problemas sexuales

Predicen fecha de fin de población japonesa a causa de sus problemas sexuales

Cada vez hay menos interés y energía entre las parejas japonesas para procrear

Si bien se bromea bastante respecto al poco interés de los jóvenes asiáticos en tener sexo debido a que “prefieren el 2D sobre el 3D”, lo cierto es que un problema real. Cada año se ve una disminución en la tasa de natalidad en Japón y un aumento en la cantidad de ancianos, fenómeno que ha estado presente durante los últimos 25 años en una sociedad cada vez mas trabajadora y menos interesada en el acto de procreación.

Con esto en mente, investigadores de la Universidad de Tohoku, liderados por los economistas Hiroshi Yoshida y Masahiro Ishigaki del mismo recinto estudiantil, produjeron un “Doomsday Clock” o un “reloj del fin del mundo”, estimando cuando se acabaría la población japonesa (con su último niño vivo) si la tendencia continúa, dando como fecha el 16 de agosto del año 3766.

La estimación se realizó tomando datos de población y fertilidad del 2014 y 2015, donde la cantidad de nacimientos bajo de 16.32 millones a 16.17 en solo un año. Según los economistas, actualmente existen menos de 16 millones de niños en Japón y de seguir las cosas así, no quedaría población en unos 1.700 años.

Como mencionamos, entre las principales razones para esta falta de interés en procrear es que en los últimos años los jóvenes japoneses están prefiriendo priorizar sus trabajos por sobre las relaciones de pareja, ya que estas solo se interpondrían en sus aspiraciones profesionales. Lo anterior sumado a que la relación entre trabajo y vida cada vez es más desbalanceada, con los hombres trabajando cada vez más (algunos hasta 80 horas por semana) y que en la cultura japonesa cerca de un 70% de las mujeres abandonan sus trabajos luego de tener su primer hijo.

Si bien estudios anteriores apoyan estas teorías, prediciendo que la población de Japón ya se vería reducida en un 30% para el 2060, hay  que decir que las estimaciones de Yoshida e Ishigaki son bastante generosas, ya que teniendo casi 2 mil años, los gobiernos pertinentes deberían poder dar solución a este problema cultural.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.